La DGA admite que las residencias “no estaban preparadas” y augura una desescalada más lenta en estos centros

Hasta ahora, entre personal y residentes, Aragón ha llegado a confirmar 1.544 casos de coronavirus

El Departamento de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón ha comparecido este sábado ante los medios de comunicación para hacer balance de la gestión llevada a cabo a lo largo de estas últimas semanas para contener una pandemia que, según contemplan, ha puesto en jaque a la sociedad aragonesa en su conjunto y a las propias instituciones. Lo ha reconocido la consejera María Victoria Broto durante su intervención, admitiendo además que las residencias de mayores y centros asistenciales, en especial, “no estaban preparadas” para una situación de semejante magnitud. Por ello, augura que la “desescalada” del Covid-19 todavía se alargará en el tiempo en estos centros.

Hasta ahora, entre personal y residentes, Aragón ha llegado a confirmar 1.544 casos de coronavirus. De ellos, han muerto 462 personas y 248 han tenido que ser hospitalizadas. El dato positivo es que desde que se iniciara la pandemia han logrado recuperarse 182 personas. Ante este escenario, Broto ha reconocido que “cuando todo pase” será momento para que la sociedad se adentre en una “profunda reflexión” que la lleve a un examen intrínseco para corregir el rumbo de muchas cuestiones. Ente otras, las partidas presupuestarias para la dependencia o la sanidad, que tantos “recortes” han padecido en los últimos años.

En cualquier caso, y a pesar del escaso margen de maniobra con que se ha contado para acatar la crisis, Broto ha afirmado que Aragón ha sabido reaccionar gracias a la coordinación interadministrativa (entre Sanidad, Servicios Sociales y Salud Pública), ejecutando movimientos muy acertados. Lo ha ejemplificado con la habilitación de los centros especiales para contagiados, cuya estrategia no ha hecho sino ayudar a “estabilizar” la situación, porque, a través de ella, se ha determinado una “mejor organización” de los contagios en residencias. También, ha destacado la “intervención” de otros tantos centros de mayores, como el de Illueca, que fue autorizada este mismo viernes.

Precisamente, tanto la consejera Broto como el director gerente del Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS), Joaquín Santos, han confirmado que dichas intervenciones continuarán hasta que “no haya ningún contagiado en residencias”. En ese sentido, han querido asimismo transmitir “tranquilidad a las familias”, comprometiéndose a no dejar de trabajar “hasta que todo esto pase”. Porque ese es el primer paso, “proteger y cuidar”, ha dicho Broto, aun siendo “tan duro” el hecho de que se hayan tenido que prohibir las visitas o los ingresos de más mayores.

La consejera ha hecho hincapié en que los protocolos se han llevado a cabo con más contundencia en Aragón por su propia estructura demográfica. Al existir mayor envejecimiento, también se disparaba el riesgo. En cualquier caso, Santos ha admitido que, pese a la permanente coordinación y el trabajo conjunto, sigue habiendo espacio para la crítica y la reflexión: “No estamos ante una realidad ordinaria”, ha dicho tajante, recordando que el carácter extraordinario ha obligado a mutar “nuestra forma de actuar, nuestra forma de funcionar, nuestros protocolos y hasta nuestra propia esencia de atender”.

En ese sentido, Santos ha explicado que esta situación no venía contemplada tampoco en “ningún simulacro de emergencia” de ningún centro de España. “Ha sido algo inesperado y altamente improbable”, por lo que la respuesta también ha sido proporcional a ello. No obstante, “en términos generales”, Santos ha aplaudido la estrategia aragonesa, valorando muy especialmente el trabajo de todos aquellos profesionales que “se están dejando la piel”.

En la misma línea, Broto ha desglosado las medidas por las que Aragón “trabaja y seguirá trabajando” de ahora en adelante, con el objetivo de que “nadie se quede atrás”. En especial, aquellas persona “vulnerable” que necesite de atención. La consejera ha anunciado que el departamento se afanará en la labor de garantizar prestaciones, para que todo aquel que lo necesite “pueda cobrar el ingreso aragonés de inserción”.

También trabajarán por seguir suministrando material de protección, que ya contabilizan por cientos de miles. La consejera ha hecho público que este mismo viernes se realizaron dos envíos a centros especiales para contagiados, que incluían 167.000 unidades de guantes, además de 6.500 pantallas faciales y otras 25.000 mascarillas FPP2, más 19.000 quirúrgicas y 738.000 batas. La provisión de material en packs, ha aseverado, continuará enviándose “cada semana”.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
El Huesca se lleva de forma polémica el partido ante el Zaragoza (0-1)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies