Aragón defenderá la promoción escolar sujeta a un plan de refuerzo para el siguiente curso

La consejería ve aconsejable no avanzar en materia, pero que sí se incluya en el temario conceptos "clave" vinculados al tercer trimestre

El estado de alarma ha tenido efectos determinantes en el ámbito educativo, siendo uno de los principales la suspensión de las clases presenciales y correspondiente establecimiento de la enseñanza telemática. Sin embargo, todavía hay cuestiones que siguen en el aire, como, por ejemplo, cómo y con qué temarios llegarán los alumnos al curso que viene, o la fecha definitiva de la celebración de la prueba de acceso a la universidad (EVAU). Sobre esta cuestión, el consejero de Educación, Felipe Faci, ha aclarado que a finales de esta semana la comisión organizadora se reunirá para votar la opción que principalmente se maneja (la de los días 7, 8 y 9 de julio), así como también para establecer el modelo definitivo de la prueba, calmando así los nervios de la comunidad educativa, pues todavía desconoce cómo va a desarrollarse el contexto.

También preocupa especialmente la continuidad de la actividad escolar del tercer trimestre. Una cuestión que, según ha anunciado asimismo Faci, volverá a analizarse en la conferencia sectorial que protagonizarán el próximo día 15 las distintas consejerías autonómicas y el propio Ministerio. Allí se acordarán los temas vinculados a la evaluación y la promoción, así como los relacionados con los contenidos sobre los que se seguirá trabajando.

Desde Aragón se va a plantear la estrategia de centrar el temario en aquellos contenidos o materias consideradas “clave”, incorporando aspectos importantes del tercer trimestre, que se sumarán a lo ya dado. De esta manera, se conseguirá que los alumnos adquirieran las competencias básicas sin llegar al “colapso”. En opinión del consejero Faci, no va a ser viable avanzar en materia, pero sí reforzar dichas competencias. El objetivo es potenciarlas basándose el modelo educativo no tanto en la “cantidad”, sino en la “calidad”. El consejero ha defendido que urge poner el foco en el curso que viene, pues “no va a ser un curso normal”.

Por ello, para la evaluación, precisamente, se tendrá en cuenta el grado de competencias alcanzado al final del segundo trimestre, y los procesos de mejora del último, eso sí, ha dicho Faci, siempre valorando más en este caso “las actitudes que las aptitudes”. Esto es, “flexibilizar” los procesos, teniendo más en cuenta la disposición del alumno de superar la situación de alarma, y todas las dificultades docentes que entraña, sobre todo, valorando además que se ha perdido parte de la secuenciación primordial en los procesos educativos, la relación personal tutor-alumno. Especial atención tendrán aquellos alumnos que no hayan alcanzado ese grado óptimo de competencias programadas, para los que entonces se les establecerá un plan de refuerzo.

El consejero ha recordado asimismo que tratará de favorecerse la promoción de los alumnos, para no “restarles ninguna oportunidad”. En ese sentido, el consejero ha aclarado que consideran la opción de que los alumnos “puedan promocionar” y que asimismo “se establezcan los planes de refuerzo a lo largo del curso que viene”, para que, así, todos puedan “compensar las deficiencias vinculadas a este periodo de suspensión de la enseñanza presencial”. Todas estas metodologías, ha aclarado el consejero, como portavoz del departamento, se llevaron a término con un solo objetivo: para tratar de garantizar el derecho a la enseñanza, a pesar de estas circunstancias sin parangón, que casi apenas dejó margen de maniobra.

En esa misma línea, bajo el compromiso de dar la mayor cobertura posible a las familias más vulnerables ante la brecha digital, el consejero ha recordado que el gobierno autonómico puso a disposición un plan de ayudas a través del cual se han repartido ya 600 ordenadores, además de routers y sims. Siendo conscientes de los límites y de la compleja dificultad del profesorado, el departamento asimismo puso en marcha el programa “Apadrina un Maestro” para que profesores de la facultad de educación y almos del último año pudieran ayudar a atender a alumnos con mayor dificultad.

Por otro lado El Departamento de Educación retomará el proceso de escolarización, que tuvo que ser interrumpido por la alerta sanitaria a falta de solo dos días para su conclusión por el cierre de la actividad presencial en los centros educativos, una vez que finalice el actual estado de alarma. Y lo hará, según ha puesto de manifiesto esta tarde en su comparecencia ante las Cortes el consejero de Educación, Cultura y Deporte, Felipe Faci, con más días (un total de cinco) y más mecanismos para su presentación, para lo cual se están estudiando aplicaciones para su presentación a través de dispositivos móviles.

Se trata de una nueva medida que pone en marcha el Departamento de Educación, Cultura y Deporte para facilitar todos los trámites y el acceso al aprendizaje desde que comenzara la crisis del Covid-19. Desde entonces, se ha trabajado para llevar las nuevas tecnologías a aquellos que no disponían de ellas para poder seguir las clases a distancia -que los propios centros educativos han calificado como un éxito-, se han puesto en marcha distintas iniciativas para llevar la educación, la cultura y el deporte a los hogares a de forma virtual y se han acelerado trámites como la devolución a las familias de la beca de comedor para comprar alimentos durante el confinamiento.

Preservar la cultura y el deporte 

El obligado parón al que se ha visto sometido el país por la alerta sanitaria ha tenido una especial incidencia en el mundo de la cultura, por lo que el Departamento está reuniéndose con el sector para recabar información y establecer una estrategia conjunta de refuerzo. Por este motivo, el consejero ha anunciado hoy que las diferentes líneas de ayuda al sector, con un presupuesto de 3 millones para este año, no solo se mantendrán, sino que se ampliarán los plazos para su ejecución y justificación, para facilitar su tramitación.

El Departamento plantea asimismo un plan específico de recuperación del sector, en colaboración con las propias empresas y asociaciones de la Comunidad. Además, como medidas de reactivación del sector de la cultura a desarrollar por el Gobierno de Aragón y, solicitando la colaboración del Gobierno de España en alguna de ellas, Faci ha adelantado el estudio de diversas medidas como la creación del Observatorio de la Cultura, el impulso de la ley de mecenazgo o la realización de un plan de comunicación para la promoción de la actividad cultural. Además ha querido agradecer a sus profesionales el trabajo para facilitar la cultura al público a través de todo tipo de plataformas en este periodo.

También el deporte ha sido uno de los sectores perjudicados por la aparición del Covid-19 y de la misma manera, se plantea el mantenimiento de las convocatorias de ayudas a clubes y federaciones o la propuesta de hacer algunas plurianuales.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies