Aragón abre un nuevo centro en Gea de Albarracín para aislar personas contagiadas de las residencias

Ya son seis los dispositivos puestos en marcha en menos de tres semanas, con una capacidad total de 360 plazas

Aragón cuenta desde este miércoles con dos nuevos centros operativos para el tratamiento de pacientes en cuarentena por coronavirus o con necesidades especiales una vez superada la enfermedad. Uno de ellos acogerá a personas contagiadas y se ubica en Gea de Albarracín (Teruel) con capacidad para 50 plazas. El otro centro, ubicado en el zaragozano barrio de Parque Goya y con capacidad 27 personas, está pensado para pacientes que han recibido el alta, pero que por su situación personal y social necesitan un espacio en el que completar su recuperación. De este modo, ya son seis los dispositivos puestos en marcha en menos de tres semanas, con una capacidad total de 360 plazas.

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha anunciado la entrada en servicio de ambos dispositivos durante su comparecencia telemática ante la Comisión de Derechos Sociales de las Cortes de Aragón para informar de todas las actuaciones llevadas a cabo por su Departamento ante la pandemia, un trabajo “basado en un objetivo prioritario: garantizar la vida y la salud de las personas”.

Sobre las residencias –y ante la evidencia de que esta pandemia muestra “su cara más cruel con las personas mayores”, dentro de una sociedad envejecida- la consejera ha enumerado las medidas puestas en marcha desde antes de que se decretara el estado de alarma. Entre ellas, las instrucciones dadas a todos los centros de la Comunidad (públicos y privados), siguiendo las pautas del Ministerio de Sanidad, la orden de prohibir las visitas, o la estrecha colaboración desde el primer momento con el Departamento de Sanidad para guiar la actuación en los centros con casos positivos, dirigir los nuevos dispositivos Covid-19 y tomar todas las medidas necesarias para evitar que el virus entrara en un espacio donde los usuarios son especialmente vulnerables o para frenarlo cuando ya estaba dentro.

En esta línea, Broto ha recordado que a todos los centros de Aragón, con independencia de su titularidad, se le ha enviado el material disponible. Cada uno ha recibido según la consejera, como mínimo, tres envíos y aquellos que tienen positivos han contado con más material. En total, se han distribuido 174.370 mascarillas FFP1, 4.190 FFP2, 4.168 pantallas faciales, 1.225 delantales plásticos, 1.430 batas resistentes a fluidos, 252.200 pares de guantes y 2.424 litros e hidrogel.

Una nueva realidad

Paralelamente al refuerzo en las residencias, se ha llevado a cabo una reestructuración completa el Instituto Aragonés de Servicios Sociales (IASS) encaminada según Broto a “atender la nueva realidad que la pandemia ha dibujado”. De este modo, se ha arbitrado un sistema de seguimiento a los usuarios de los centros de día y los hogares, para paliar vulnerabilidad y soledad sobrevenida.

Con el mismo objetivo se ha apoyado a las comarcas para rediseñar la atención a domicilio, que llega (sin contar Zaragoza capital) a más de 3.500 personas; se ha reforzado el Teléfono del Mayor y la atención telefónica del IASS, donde un equipo de más de 50 técnicos atiende y da respuesta a la demanda; o se han renovado las prestaciones sociales sin necesidad de trámite.

La oposición critica a la “improvisación” del gobierno 

Desde la oposición, PP, Ciudadanos y Vox han centrado sus críticas en la gestión del Departamento encabezado por Broto y la “improvisación” que ha demostrado conforme ha ido creciendo la pandemia. La popular Marián Orós ha asegurado que haber actuado “con mayor rapidez y diligencia” habría ayudado a “amortiguar” los efectos del coronavirus una vez conocida la primera víctima a principios de marzo.

Por parte de Ciudadanos, la parlamentaria Loreto Camañes ha defendido que “ninguna sociedad está preparada para responder a una crisis sanitaria así” y ha ofrecido la colaboración y la lealtad de su grupo parlamentario hasta que se dé por superada la pandemia. Tras ello, será momento según Camañes para analizar “las debilidades” del sistema y el funcionamiento “manifiestamente mejorable” del mando único en Sanidad.

Vox se ha sumado también a las críticas preguntando dónde están los test que se necesitan y por qué no se terminan de hacer las pruebas masivas para determinar los positivos. En ese sentido, su diputado David Arranz ha pedido conocer los “datos concretos” sobre el número de residencias afectadas y ha invitado a “aparcar” los “gastos superfluos” del Departamento.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies