Apenas el 21% de los empleados aragoneses puede optar al teletrabajo

A siete de cada diez trabajadores le gustaría poder teletrabajar

La comunidad de Aragón tan solo registra a un 21,2% de trabajadores con la opción de realizar su labor de forma telemática. Así lo ha desvelado un estudio de Randstad, que a través de los datos de población ocupada del INE respecto al año pasado ha desvelado cómo apenas 124.457 personas disponen de este servicio, un 1,1% menos que la media del país.

La comunidad de Madrid encabeza la posibilidad de teletrabajo con un 28% de sus trabajadores, seguida de Catalunya, País Vasco, Navarra y Asturias. No es hasta la séptima posición en donde se encuentra Aragón, por detrás de Cantabria y por debajo de la media nacional.

En total, España cuenta con 4.405.320 personas que pueden desempeñar el teletrabajo, lo que se traduce en el 22,3% del total de población ocupada, que en 2019 ascendió a 19.779.300 personas. No obstante, este porcentaje varía notablemente según las distintas ocupaciones. Por ejemplo, casi la mitad corresponde a técnicos y profesionales científicos, con hasta 2.194.300 empleados.

Le siguen con notable diferencia los contables, administrativos y otros trabajadores de oficina, que suman el 20% del total de profesionales que pueden optar a esta modalidad de trabajo. En el caso de perfiles de dirección y gerencia, que ascienden a 781.300 personas, suponen el 17,7% del total de profesionales que trabajan. La lista la cierran los perfiles técnicos y profesionales de apoyo, donde 472.980 empleados pueden optar al teletrabajo.

Atendiendo únicamente al perfil profesional, la totalidad de mandos directivos y gerentes dispone de opciones de teletrabajo, mientras que en el caso de técnicos y profesionales científicos e intelectuales la cifra es del 59,8%.

En el caso de contables administrativos y otros empleados de oficina el porcentaje sería del 43,6%, mientras que los técnicos y profesionales de apoyo sumarían un 22,3%.

El teletrabajo como arma contra la crisis 

“El teletrabajo es sin duda una opción muy positiva tanto para trabajadores como empleados. Al profesional le permite seguir llevando a cabo su actividad laboral habitual mientras ahorra tiempo improductivo que le permite conciliar su vida personal con la profesional y a su vez, la empresa contribuye a la satisfacción del empleado, lo que sin duda redunda en una mayor eficacia, y en consecuencia, en resultados de negocio más positivos”, ha declarado el director de Randstad Research, Valentín Bote.

“Pero, sobre todo, contar con medidas de teletrabajo y flexibilidad dada la situación que estamos viviendo en relación al covid-19 supondrá una ventaja competitiva y diferencial para hacer frente a esta crisis, en la que aquellas empresas que ya lo tuvieran implantado o hayan sido capaces de reaccionar a tiempo, verán minimizado el menoscabo económico”, ha concluido.

A siete de cada diez trabajadores le gustaría poder teletrabajar

Un análisis de Randstad llevado a cabo en 2019 revelaba que el 68,6% de los empleados españoles quería teletrabajar, pero no podía porque su empresa no lo permite. De hecho, el 57,5% de los ocupados consideraba que en su empleo actual dispone de todo lo necesario para poder teletrabajar.

Por grupos de edad, los que más solicitan este tipo de medidas son los empleados de entre 25 y 45 años, en concreto el 78% de ellos. A continuación, se sitúan los trabajadores menores de 25 años (64%), y, por último, los mayores de 45 años (58%).

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies