Zaragoza encara su primer día laboral en estado de alarma con solidaridad

Algunos zaragozanos han optado por enfundarse en guantes y mascarillas protectoras en un gesto de responsabilidad

España entera está ya en cuarentena. Tras un primer fin de semana de aislamiento domiciliario, la población madrugaba este lunes en un estado de alarma que se dejaba sentir en cualquier rincón del país. En la capital aragonesa, apenas un alma paseaba por sus calles más, salvo aquellos encaminados a su lugar de trabajo. Sin un bar o restaurante en el que sentarse a tomar el primer café de la mañana, muchos vagaban de casa a la oficina optando incluso por enfundarse en guantes y mascarillas protectoras en un gesto de responsabilidad para con los demás. También la solidaridad empieza a dejarse notar en la ciudad, donde se ha decidido adoptar medidas de ayuda y protección para encarar, de la mejor manera posible, la crisis sanitaria.

Los taxis en Zaragoza ya han rebajado sus tarifas. Los mayores de 65 años que precisen trasladarse a farmacias u hospitales en taxi podrán hacerlo por no más de un euro. Una reducción del coste que también se hará extensiva a partir de este martes al resto de usuarios, pues tendrán la oportunidad de desplazarse en taxi al 50%. El sentimiento generalizado de los conductores es de “moderada preocupación”, pues, a pesar de que la mayoría estima una importante pérdida económica –se han reducido drásticamente los trayectos- ven “muy necesaria” la aplicación de este tipo de medidas alternativas que “nos ayuden a todos a superar esta fase”.

Tanto José Antonio como Paco lo tienen claro: “ahora toca arrimar el hombro por el bien de la sociedad”. Una sociedad que está siendo, en su opinión, duramente golpeada por algo “inimaginable” hace apenas unos meses. “Nos ha pillado desprevenidos”, dicen, aunque también aseguran que, poco a poco, “estamos aprendiendo a actuar”. Precisamente, los taxistas se han comprometido a desinfectar con frecuencia los asientos para que la gente pueda emplear el servicio con mayor tranquilidad. Asimismo, piden a los usuarios llevar a cabo de manera “estricta” las recomendaciones sanitarias, como, por ejemplo, que se evite pagar en efectivo o sentarse a lado del conductor “para guardar las distancias de seguridad”.

El personal del Hospital Miguel Servet de Zaragoza también amanecía este lunes tras la “resaca” de la campaña nacional de aplausos. Una iniciativa que “nos ha puesto los pelos de punta”, reconociendo además que recibir este tipo de apoyo no hace sino conferirles “la fuerza necesaria” para seguir adelante. Para afrontar las “durísimas jornadas” que se sucederán en las próximas semanas, pues es cuando “se espera el pico de contagios”, confiesan. Mientras, vuelven a hacer un llamamiento a la población a “quedarse en casa” para, así, evitar lo máximo posible la propagación del virus.

Ante la previsible falta de material sanitario también han surgido varios grupos de ayuda. Existen ya voluntarios que se han ofrecido a elaborar mascarillas quirúrgicas con tela -que pueden recogerse dentro del propio centro hospitalario o en algún comercio concreto-. En ese sentido, una de las técnicas de radiología del Clínico ha reconocido que, incluso, son muchos los compañeros del propio hospital que “están empezando ya a coserlas”, sumando, aún, más esfuerzos.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies