Real Zaragoza en 1936 y un ascenso que no se ejecutó hasta 1939 por la Guerra Civil

El equipo de los Alifantes, que posa en el estadio de Torrero, logró el primer ascenso a la máxima categoría

La suspensión de las competiciones de fútbol profesional es un hecho tan inédito que apenas un puñado de personas puede asegurar que lo haya vivido. En más de 80 años se ha visto fútbol de forma consecutiva desde el comienzo de la competición hasta el final, con sus campeones y “Europas”, ascensos y descensos cuando tocaba. Y es que, desde que finalizó la guerra civil, allá por 1939, el balompié al más alto nivel nunca había dejado de verse.

Fue en 1928 cuando, por primera vez, una liga de fútbol profesional se instalaba en España, aunque solo contaba con 10 equipos. Muchos de ellos son ahora históricos y grandes reconocidos del deporte rey español, como el Barcelona, el Real Madrid, el Athletic de Bilbao, la Real Sociedad, el Atlético de Madrid, el Espanyol o el Racing de Santander. El Arenas de Getxo, el Europa o la Real Unión completaban la tabla.

No había por aquel entonces una Segunda División, que aparecería oficialmente en 1935 con tres grupos diferentes y ocho equipos en cada uno. Y esa misma temporada, la 1935-1936, sería el año en que, por primera vez, el Real Zaragoza ascendería a Primera División. La primera generación histórica de club, los “Alifantes”, serían quienes lo lograrían. El apodo viene, precisamente, por un aficionado que los comparaba con elefantes por ser imposibles de vencer.

Subiría de la mano de otro actual histórico, el Celta de Vigo, que sumó la misma puntuación que los maños. No sería una temporada sencilla, ya que había otros conjuntos imponentes. A dos puntos del ascenso quedaría el Sporting de Gijón y a tres el Valladolid, mientras que el Deportivo de La Coruña finalizaría penúltimo con once.

Sin embargo, la Guerra Civil española provocaría que, de forma lógica, las competiciones se parasen definitivamente durante tres temporadas. El Real Zaragoza había logrado el ascenso, pero nadie sabía lo que iba a suceder. En ese momento de incertidumbre, el fútbol era poco importante. Pasarían tres años de terrible guerra en los que toda España se paralizó, pero cuando finalmente volvió la paz, se restableció el orden normal de las competiciones.

Víctor Fernández había dejado al equipo en ascenso directo, en segunda posición

Sería entonces, el 3 de diciembre de 1939, cuando el Real Zaragoza debutaría en la máxima categoría del fútbol español. Curiosamente, su rival sería el mismo con el que fue de la mano a Primera División, el Celta de Vigo. Antón, Bilbao y Doro pondrían un perfecto 3-0 cuando corría el minuto 54, pero un doblete de Nolete a falta de 12 minutos para el final llevarían la tensión a Torrero.

Comenzó la temporada del Real Zaragoza de la mejor forma posible, donde se colocó como líder en solitario en la cuarta jornada. Todavía no conocían la derrota, dos victorias y dos empates le llevaban a lo más alto. Hay que recordar que entonces todavía se llevaba el sistema de dos puntos por victoria y uno por empate. En la jornada 6 lograrían aumentar su renta, todavía sin haber perdido, y tras vencer por 3-1 al Barcelona, volvían a la primera plaza.

Sin embargo, el Hércules, entonces segundo clasificado, le marcó cinco goles al conjunto de Torrero, lo que provocó su caída a la tercera posición. Un triunfo ante el Real Madrid volvía a demostrar que ese “recién nacido” del fútbol español iba a convertirse en un gigante. La primera vuelta la finalizó en cuarta posición, y al término de su estreno en la máxima categoría, se encontraba séptimo. Betis y Racing, undécimo y duodécimo, terminarían descendiendo.

Después de alternar ambas competiciones durante algo más de una década, los blanquillos se asentarían definitivamente en la Primera División española. Sería en 1956 cuando el Real Zaragoza comenzase su gran andadura por lo más alto. En la 1960/61 ya alcanzaría una tercera posición en liga, por encima del Barcelona. Y a partir de entonces, pasaría una larguísima temporada donde no bajarían de las cotas más altas, logrando títulos de primer nivel como la Copa del Generalísimo o la Copa de Ferias.

Vuelta al siglo XXI

Ahora, el Real Zaragoza se mide a la incertidumbre de lo que pueda suceder tras la pandemia del coronavirus. Las grandes cifras de contagios han provocado que se aplace cualquier competición futbolística, y todavía se barajan las fechas en las que se va a poder retomar, si se hace. Una enfermedad nunca había producido más que algún aplazamiento de partidos sueltos, pero no una crisis de este calado.

Las dos próximas jornadas de liga se han visto suspendida por el coronavirus

Queda por ver qué sucede con la competición suspendida. Nadie sabe cuál será la solución definitiva, pero irá íntegramente ligada al movimiento de la enfermedad por España. Ahora bien, y aunque la salud es lo primero, hay que destacar que, a día de hoy, el Real Zaragoza ocupa una plaza con pasaporte directo a la Primera División española.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies