Magallón invita a disfrutar de su etnografía gastronómica con su primera Fiesta de la Matacía

La celebración irá acompañada de talleres de despiece de cerdo, vinos y aceites con D.O, así como de multitud de actividades

Magallón ha organizado para este fin de semana la I Fiesta de la Matacía “Villa de Magallón”, una feria festiva que busca poner en valor el patrimonio gastronómico y cultural del Campo de Borja. El Ayuntamiento de la localidad pretende recuperar esta tradición y reivindicar su patrimonio etnográfico en una fiesta durante toda la mañana de este domingo 15 de marzo en la que, a precios populares, se podrá disfrutar de embutidos recién elaborados, vinos y aceites con denominación de origen, así como de multitud de actividades para todas las edades.

La feria será una oportunidad para presenciar cómo se elaboran los embutidos tradicionales, el chorizo, la morcilla, la longaniza o las guarreñas. Será una jornada en la que se impartirán talleres de despiece de cerdo y de elaboración de embutidos en el escenario.Se elaborarán más de 2.000 de morcillas y 120 rastas de chorizo, de longaniza, de butifarra y de guarreñas que equivalen a 1.200 raciones.

Además, habrá degustación de productos, un mercadillo de artesanía y catas de vino que acogerán “Saborea Magallón”, el proyecto de promoción alimentaria que lleva cinco años enriqueciendo el patrimonio del municipio. Por último, los asistentes podrán participar en un sorteo benéfico con el que podrán ganar lotes del despiece de cerdo y cuya recaudación será destinada a una asociación benéfica.

El alcalde de Magallón y diputado provincial, Víctor Chueca, ha invitado a todos los habitantes para recordar esta tradición y, también, poder darlo a conocer a las nuevas generaciones. “Vemos muy positivo acercar la etnografía gastronómica del medio rural aragonés a la sociedad actual”, explica el alcalde, “tiene todos los ingredientes para que sea una auténtica fiesta”.

Chueca ha indicado que la propuesta ha tenido respuesta muy positiva en el tejido social ya que 70 magalloneros y magallaneras estarán presentes en la elaboración de los embutidos de manera altruista y voluntaria. “Necesitamos personas y gente comprometida y la respuesta ha sido magnifica”, indica el alcalde.

El epicentro será el pabellón polideportivo y el parque Teniente Romera, donde se organizará una jornada en torno a la matacía tradicional del territorio aragonés con una variedad de actividades para que el público asistente conozca de primera mano el proceso de despiece del cerdo y la elaboración de embutidos.

Una de las apuestas más importantes de la feria es la unión de la tecnología del siglo XXI y el aprovechamiento de los recursos digitales. Se instalarán pantallas Led, equipos de sonido y se estrenará una red wifi para que los visitantes puedan ver y escuchar con calidad la elaboración del embutido y el despiece del cerdo. “Entendemos que es una oportunidad aprovechar los recursos de comunicación del siglo XXI para dar a conocer un producto del siglo pasado”, explica el alcalde de Magallón.

Además, la jornada contará con una programación extra para enriquecer la variedad de actividades. Habrá en una zona de hinchables para los más pequeños y actuaciones de jota tradicional de Magallón. En definitiva, se trata de una jornada festiva para disfrutar de la riqueza de la despensa del Campo de Borja y para reivindicar su patrimonio etnográfico y cultural.

SABOREA MAGALLÓN

Saborea Magallón es un proyecto de promoción agroalimentaria que lidera el ayuntamiento y nació hace cinco años con el objetivo de difundir y promocionar los vinos y aceites de su tierra.

Constituirá una parte importante de la feria que dará un toque de feria invernal y permitirá degustar los caldos de bodegas Ruberte, bodegas Picos o de bodegas Aragonesas así como el aceite de denominación de origen de Sierra del Moncayo.

La feria pondrá en valor la rica alimentación magallonera y la unirá con los productos de la matacía. El alcalde ha hecho hincapié en que “poder degustar un vino de garnacha de alta gama o una morcilla recién sacada de la olla es un producto gourmet y lo podrán disfrutar de un módico precio”.

LA MATACÍA EN ARAGÓN

Desde los tiempos de los romanos, se practicaba la matacía en los primeros meses del año. Fue en el siglo XIX cuando esta práctica tuvo su mayor fuerza hasta que la despoblación rural, por las nuevas legislaturas, ha dejado esta práctica en algo residual.

El director del periódico “El gastronómico Zaragozano” y miembro de la Academia Aragonesa de Gastronomía, Miguel Ángel Vicente Val, ha colaborado en la parte técnica y cultural de la feria de la matacía del próximo domingo. Ha querido explicar en el acto de presentación la tradicional historia de esta práctica.

“Se trataba de garantizar la conserva de productos tan comunes y conocidos como el jamón o el tocino y se solía realizar en los conventos, en los cuarteles e incluso en los hospitales”, explica Val. Además, por ser un acto de reunión social, se convirtió en una fiesta de disfrute entorno al cerdo que unía a los vecinos y a los amigos forasteros que visitaban el pueblo.

El despiece del cerdo, además de garantizar alimentos ricos en grasa y proteínas para todo el año, también producía manteca, otro producto importante de la época, y el jabón de tajo.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies