Una histórica tractorada se adueña de Zaragoza por el presente y el futuro del campo

Las principales vías van a quedar colapsadas durante la mañana de este martes

De Cantavieja a Moros. De la Comarca del Sobrarbe a las Cinco Villas. De Tornos a Calamocha. Subidos en sus tractores y al son de decenas de cencerros, cientos de cláxones, bombos, clamores y diversos manifiestos, miles de agricultores y ganaderos aragoneses llegaban desde todos los rincones de Aragón este martes a Zaragoza para gritar por el pasado, el presente y el futuro del campo. Todos a una, han traído hasta la capital las reivindicaciones de un sector “hastiado”, “abandonado” y “maltratado”, dicen, en un día ya histórico para la Agricultura. Un día que espera consagrarse como “un antes y un después” no solo para aquellos quienes sobreviven del campo, sino para toda una sociedad que vive de él.

Generaciones enteras de agricultores y ganaderos -también niños, con sus vehículos agrícolas de juguete- han confluido en la Plaza Aragón al tiempo en que eran recibidos entre aplausos y apoyos por una ciudad que se ha declarado absolutamente volcada con las reclamas del campo. Demandas que podían leerse en los mensajes que abanderaban al vuelo del cierzo zaragozano cada uno de los más 1.000 tractores que se han adueñado de las calles. “¿Qué comeremos mañana?”, “Por unos precios justos”, “Déjame vivir del campo” o “Sueño con ser agricultor” rezaban, haciendo ruido, muchos de ellos, y reflejando con delicadeza artística la “indefensión” que encara históricamente un sector que ha visto coartados sus anhelos, aunque no sus esperanzas.

Durante el transcurso de la marcha, muchos de los presentes han dejado claro que “no pararemos la lucha” hasta que la situación mejore. Alertan de que “ha llegado el momento” de que “se nos escuche”. Jorge, un joven ganadero llegado desde Sobrarbe, se ha traído una elocuente pancarta de cartón en la que reclamaba mayores subvenciones para la ganadería extensiva. Un problema que asimismo ha denunciado Carla, hija, nieta y bisnieta de agricultor. A pesar de su corta edad, lleva siendo partícipe de las “duras condiciones” que ha tenido que atravesar siempre su familia y ha querido aprovechar la tractorada para alzar su voz por un campo que “ha llegado al límite”.

También se ha sumado a la marcha Carlos, productor de secano, quien ha querido recordar que la agricultura es “una cadena” en la que “todos intervenimos”. Por ello, ha dicho, “tenemos que hacer toda la fuerza posible”. Para Carlos no hay otro modo de hacerle “no olvidar” a la sociedad que “somos los que damos de comer al mundo”. Matizaba precisamente Pilar, agricultora de la zona de Alcorisa, que es esa la labor del campo de “hoy, mañana y siempre”. Un trabajo que mucho necesita del apoyo al relevo generacional, porque, si a los agricultores y ganaderos más jóvenes “no se les tiende la mano”, el campo tampoco “tendrá un futuro”.

En ese sentido, el secretario de UPA Aragón, José Manuel Roche, que encabezaba la manifestación tras una larga pancarta, ha incidido en la necesidad de que instituciones y gobiernos “dignifiquen la profesión” pues, actualmente, la rentabilidad de la actividad “es nula”. Roche ha lamentado además que el sector lleve “tantísimos años años trabajando por debajo de los costes de producción”, por lo que espera que tanto el ejecutivo autonómico como el central “tomen nota de nuestras manifestaciones” para darle la vuelta a la situación.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies