Un total de 180 farmacias aragonesas se adhieren a un programa para adecuar el uso de medicamentos

Se trata de un proyecto pionero que más adelante se implantará en todo el pais

El proyecto Mi Farmacia Asistencial que aterrizó en Teruel el pasado mes de octubre ha dado este lunes el salto a toda la Comunidad con más de 180 farmacias adheridas. De esta manera Aragón se ha convertido en la primera Comunidad en implantar este servicio farmacéutico que prevé extenderse a todo el país. Además está previsto que se adhieran muchas más farmacias de Zaragoza ya que la segunda fase formativa se ha aplazado por la crisis del coronavirus.

El funcionamiento es muy sencillo: mediante una tarjeta los usuarios podrán conocer toda su medicación estén donde estén acudiendo con su tarjeta a cualquier farmacia adherida el sistema que lo mostrará en la entrada a la farmacia o mediante una chapa significativa en la bata de los farmacéuticos. De esta forma los profesionales podrán ofrecer a los pacientes de forma protocolizada y homogénea la posibilidad de mejorar el uso de los medicamentos y ayudar al cumplimiento, especialmente de pacientes polimedicados, con todas las garantías de protección de datos y confidencialidad.

El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, ha reconocido que los datos obtenidos en Teruel han sido “muy interesantes gracias a la participación de más del 60% de las farmacias y 544 pacientes adheridos” a un proyecto que, ha dicho, “permite conectar a las farmacias”. “Hasta ahora estamos trabajando de manera individual, cada uno hace sus trabajos de atención y prestación, pero lo que ahora queremos es llevarlo a una red y poner en valor los resultados en conjunto”, ha añadido.

Para Aguilar es “una respuesta profesional a los pacientes y a la transformación digital del sector”. “Nuestra propuesta de valor pasa por aprovechar esa función sanitaria desde un punto de vista social ya que cada día pasan por las farmcias del país 2,3 millones de personas”.

Además con este servicio los sanitarios aumentarán la seguridad en el uso de los medicamentos sin prescripción disminuyendo la presión asistencial en las consultas médicas de atención primaria y urgencias. “El paciente cuando pida un medicamento sin receta por una patología leve, el farmacéutico hará un función más activa aumentando la seguridad en el uso de los medicamentos y lo que va a disminuir la presión en las consultas”, ha dicho.

Para el presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos, Ramón Jordán, esto es “un punto de inflexión” para las farmacias. “La sociedad está demandando nuevos servicios como problemas de falta de herencia, interacciones con medicamentos, conciliación y todo eso como farmacia podemos dar una respuesta a partir del desarrollo de servicios como estos: protocolizados, estandarizados, consensuados… tenemos que registrarlos y al estar en red es lo que les da el punto de inflexión a estos servicios”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies