El 016 atenderá a víctimas de violencia sexual, matrimonio forzoso y acoso laboral

Victoria Rosell compareciendo en el Ministerio de Igualdad | Foto: Servimedia

La delegada del Gobierno contra la Violencia de Género, Victoria Rosell, anunció este jueves que el servicio telefónico de atención a las víctimas de violencia de género, el 016, aumentará su presupuesto en 1,9 millones de euros para incrementar su cobertura frente a víctimas de violencia sexual, mutilación genital femenina, matrimonio forzoso y acoso laboral.

El 016 será el teléfono de referencia para “todas las violencias machistas: violencia de género, violencia sexual, mutilación genital femenina, matrimonio forzoso y acoso laboral”, según declaró Rosell en una comparecencia celebrada en la sede del Ministerio de Igualdad, en Madrid.

El aumento del presupuesto del servicio en 1,9 millones de euros se traduce en una mejora de las coberturas, ya que habrá más personal con perfil de psicología, se abrirá un chat ‘online’ y se renovará el convenio donde las trabajadoras pasarán de ser consideradas colectivo de centro de llamadas (call center) a personal de protección social. “Hay que cuidar a quien cuida”, dijo la delegada.

Estos cambios serán previsibles que lleguen antes de la aprobación de la Ley Orgánica de Garantía Integral de la Libertad Sexual, cuyo anteproyecto de ley ha sido aprobado recientemente por el Gobierno. Rosell calcula que los cambios se producirán para junio de 2020, mes en el que se tiene que prorrogar el servicio actual del 016.

Victoria Rosell empezó su comparecencia lamentando el asesinato de una mujer de 67 años de Córdoba, que estaba en proceso de separación y que fue presuntamente asesinada por su marido. En este sentido, recalcó la necesidad de plantear políticas públicas en materia de violencia de género dirigidas a las mujeres mayores de 65 años.

ACOSO CALLEJERO

En lo referente a las críticas que ha tenido el anteproyecto de ley en las que se habla de “castigar el piropo”, el conocido como acoso callejero, Rosell explicó que el acoso callejero se refiere a expresiones o comportamientos sexuales o sexualizados que hayan creado una situación de humillación para la víctima, sin llegar a ser acoso o violencia “de mayor gravedad”.

En el anteproyecto se contempla como delito leve, penado con multa, trabajos comunitarios o arresto domiciliario. Si ocurre, la víctima tendrá que presentar una denuncia a la policía, y se abrirá todo el proceso. “Este delito requiere denuncia previa. A quien dice que se castiga al piropo le diría que igual el que no entiende qué es un piropo es él”, dijo.

Victoria Rosell recordó que el 016 ofrece información y asesoramiento jurídico en materia de violencia de género a todas las mujeres que sean víctimas.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies