La Conferencia Episcopal elige al arzobispo de Barcelona como nuevo presidente

El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella | Foto: Iglesia Barcelona

El cardenal arzobispo de Barcelona, Juan José Omella,  ha sido elegido nuevo presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), cargo que desempeñará durante los próximos cuatro años, tras la reciente reforma de los estatutos episcopales. Esta elección se produce en un contexto político marcado por la mesa de diálogo entre el Gobierno de Pedro Sánchez y la Generalitat de Cataluña. El arzobispo de la Ciudad Condal ha mediado en divesas ocasiones para tender puentes entre las partes.

Así lo han decidido los obispos españoles, que se reúnen esta semana en Madrid con motivo de la Asamblea Plenaria, una cita en la que, entre otros asuntos, se encargarán de renovar los principales cargos del Episcopado español, que también estrena estatutos para adecuar su estructura a la de la curia romana y tener un funcionamiento más ágil.

Omella (Cretas, Teruel, 21 de abril de 1946) fue ordenado sacerdote el 20 de septiembre de 1970 y posteriormente fue nombrado obispo auxiliar de Zaragoza (1996), obispo de Barbastro-Monzón (1999) y Calahorra y La Calzada-Logroño (2004).

El 26 de diciembre de 2015 fue nombrado arzobispo de Barcelona. El 28 de junio de 2017 fue creado cardenal por el papa Francisco, por lo que se le considera uno de los ‘Franciscos’ de la Iglesia española. Estudió en el Seminario de Zaragoza y en Centros de Formación de los Padres Blancos en Lovaina y Jerusalén, por lo que, en cierto modo, responde a ese perfil al que apunta el Papa para los sacerdotes, que tengan vínculo con los territorios de misión. De hecho, fue misionero durante un año en Zaire.

Según las previsiones iniciales, en estas votaciones participan 87 obispos con derecho a voto (cuatro cardenales, 12 arzobispos, 48 obispos, 18 auxiliares y cinco administradores apostólicos).

El nuevo presidente de la Conferencia Episcopal sucede en el cargo al cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, que ha ocupado esas funciones durante nueve años, en dos mandatos distintos. Entre otras cuestiones, el cabeza de la Iglesia española tendrá que fijar una posición ante diversos temas de actualidad que preocupan a los católicos, como la reforma educativa que se aprueba este martes en el Consejo de Ministros, que quita importancia a la asignatura de Religión y que podría afectar negativamente a la escuela concertada; u otras normativas como la Ley de Eutanasia, modificaciones fiscales o cuestiones de género.

Hasta la fecha, Omella era miembro del Comité Ejecutivo de la CEE desde marzo de 2017. Ha sido miembro de la Comisión Episcopal de Pastoral Social desde 1996, siendo también su presidente de 2002 al 2008 y, de nuevo, durante el trienio 2014-2017. Tambien ha pertenecido a las Comisiones Episcopales de Pastoral y Apostolado Seglar y ha sido Consiliario Nacional de la ong católica Manos Unidas.

Miembro de la Congregación para los Obispos desde noviembre de 2014, cargo en el que fue renovado en 2017. El 23 de diciembre de ese año, Francisco le nombró también miembro del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies