ZeC propone crear una comercializadora eléctrica municipal para abordar la pobreza energética

Broto ha denunciado que el 8,3% de los habitantes de Aragón se encuentran en una situación de pobreza energética

A raíz de la Semana Europea de Lucha contra la Pobreza Energética, celebrada hasta el 23 de febrero, Zaragoza en Común ha lanzado este miércoles varias propuestas al Ayuntamiento de Zaragoza para fomentar el acceso a la energía. Entre ellas, sobresale la idea de desarrollar una comercializadora eléctrica municipal que garantice la toma de energía como un bien público frente al beneficio económico de las grandes entidades privadas de este sector.

“Supondría evitar cortes de suministros en épocas invernales y que parte de las Ayudas de Urgencia que se tramitan para sufragar estos gastos reviertan en la propia ciudad”, ha argumentado la portavoz de ZeC, Luisa Broto, quien ha calificado la iniciativa como “rompedora” y ha instado al gobierno municipal a atacar la pobreza energética “de raíz”.

Broto considera que la ciudad de Zaragoza dispone de la capacidad necesaria para la creación de este organismo y ha pedido al Ayuntamiento que “sean arriesgados” con esta medida. Una propuesta que supondría, según la portavoz, situarse de forma acorde con los objetivos de eficiencia energética y sostenibilidad.

De igual forma, Broto ha aprovechado este llamamiento para solicitar al Ejecutivo de Azcón que aclare si el cambio en la consideración de Ayudas de Urgencia como subvenciones influirá en su dotación a las familias que lo necesiten. Es decir, si la nueva naturaleza de estas ayudas, contemplada en los presupuestos para 2020, repercutirá en su concesión, debido a su carácter de urgencia.

Hasta ahora, el modelo de Ayudas de Urgencia ha evitado más de 19.000 cortes de suministro energético en la ciudad, según Broto. En total, 2,2 millones de euros destinados a evitar la pobreza energética que, de acuerdo con la portavoz de ZeC, podrían evitarse al invertir en esta comercializadora eléctrica municipal.

Además, ha solicitado que el Ayuntamiento retome el Plan Municipal de Rehabilitación Urbana, que afectaba a la mejora de la accesibilidad y eficiencia energética de más de 3.000 viviendas, así como la incorporación de un bono social justo, “que obligue a la adaptación de potencia y tarifa según las necesidades reales de las familias”, ha añadido Broto.

“Tienen que elegir entre algo tan básico como pagar el recibo de la luz o el gas o poder alimentar adecuadamente a sus familias”, ha lamentado la portavoz, quien ha explicado que la mayoría son monoparentales con menores o adolescentes a su cargo. “No poder tener una temperatura adecuada afecta a ámbitos tan importantes como la salud”, ha sentenciado Broto, lo que provoca el detrimento de la alimentación o el desarrollo de enfermedades.

De acuerdo con Luisa Broto, un 8’6% de los habitantes de Aragón vive en situación de pobreza energética, frente al 7,3% en España. La Comunidad destina una media de 1.267 euros al año para evitar esta situación, 168 euros más que la media española.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies