El Real Zaragoza, el equipo menos goleado de la Segunda División

El central zaragozano confía en llevarse los tres puntos de Miranda

Una de las claves para lograr el ascenso a la máxima categoría del fútbol español es la solidez defensiva. No recibir goles garantiza que, aprovechando una única ocasión, el partido pueda decantarse por el que mantiene la portería a cero. Con 26 tantos en contra, no hay ningún conjunto con mejores cifras, y únicamente el Cádiz, líder del campeonato, es capaz de igualarlas. Los blanquillos se encuentran lejos de los 30 del Almería (tercer clasificado), los 28 del Huesca (cuarto) o los 33 del Girona (quinto).

Ahora, el Real Zaragoza está pasando por un momento en el que encaja poco, y hay que saber aprovecharlo. Así lo ha explicado en sala de prensa este lunes Pichu Atienza, uno de los responsables de esa buena dinámica. “La clave está en estar juntos, ordenados, en no conceder ocasiones y aprovechar las nuestras”, ha declarado el jugador.

Otra de las cuestiones a destacar es la capacidad de hacer gol arriba. Se ha conseguido un importante equilibrio entre anotar y mantener la portería a cero. De hecho, quitando el encuentro ante el Fuenlabrada, el Real Zaragoza ha marcado en todos los partidos desde mitad de noviembre. La gran solidez adquirida, Atienza la atribuye a la “solidaridad” del equipo. “Cuando once en el campo hacen las cosas bien, es difícil que te metan mano”, ha señalado.

En el enfrentamiento ante el Elche, la pareja de centrales Yamiq – Atienza supo frenar el ataque de los alicantinos. Como él mismo ha apuntado, el marroquí “se ha adaptado muy bien”, y se siente “muy cómodo jugando con él”. A nivel personal, el defensa andaluz ya ha superado el dolor que le impidió jugar en Cádiz, y aunque todavía tiene molestias, “son aguantables y ya están olvidadas”.

Gracias al último triunfo, el Real Zaragoza se ha aupado a puestos de ascenso directo, y el vestuario “no puede estar más contento”. Poco a poco, el trabajo de tantas jornadas “está dando su recompensa”, y no queda más que “seguir adelante”. Según ha defendido, que la gente esté ilusionada es “normal y bonito”, y aunque también lo están en el vestuario, se debe “mantener la calma”. “Hay equipos que están muy arriba y flaquean, y otros que no estaban y llegan arriba. Hay que estar tranquilos, queda mucho y vamos a ir partido a partido”, ha sostenido el central.

Para aumentar esa buena racha, el miércoles se enfrentarán al Mirandés, al que Atienza ha definido como “un hueso duro”. Es un equipo que se encuentra en cuartos de final de Copa, que está “una buena temporada” con gente “que tiene hambre y ganas”. Su afición es “gente intensa que aprieta mucho”, por lo que habrá que ir “a competir, mantener la portería a cero, currar y esperar traer tres puntos”.

Lo cierto es que es un partido clave que puede dar mucha ventaja con respecto al tercer clasificado en la tabla. El Real Zaragoza está en una situación privilegiada y sus jugadores son conscientes de la importancia del partido porque se daría un salto importante. Pichu ha enfatizado en que, si ganan, “no se dará nada por hecho”, y tendrán la tranquilidad de mantener la posición si caen. Es cierto que todavía queda mucho, pero tres puntos pondrían la euforia del zaragocismo por las nubes.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
La afición zaragocista suple su ausencia en el estadio con murales de apoyo y bufandas en monumentos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies