El Ayuntamiento adaptará más de mil pasos de peatones para mejorar la accesibilidad en las aceras

La confluencia entre Isaac Peral y Joaquín Costa ya tiene los rebajes hechos

A lo largo de la legislatura, el Ayuntamiento de Zaragoza quiere dar un impulso definitivo a la mejora en la accesibilidad peatonal en toda la ciudad. Por ello, se ha comprometido en los próximos años a adaptar más de 1.000 pasos de peatones y conseguir unas aceras accesibles plenamente.

La consejera de Infraestructuras, Vivienda y Medio Ambiente, Patricia Cavero, ha destacado que se ha incrementado sustancialmente el presupuesto dedicado a conservación del viario público, de manera que a lo largo de los próximos cuatro años todos los pasos peatonales tengan las aceras rebajadas y sean, por lo tanto, plenamente accesibles.

En rueda de prensa, Cavero ha presentado la planificación prevista en unos trabajos que ya se han iniciado y que se irán repartiendo por distintos puntos de la ciudad de manera sistemática.

La concejal ha recordado que esta iniciativa hará que Zaragoza esté en sintonía con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU para el horizonte del año 2030, en los que se recoge (punto 11), “lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos”.

Con esta premisa, en el Presupuesto municipal para el año 2020 se ha incluido la aplicación presupuestaria “Conservación de viario público y mejora de accesibilidad”, con un importe de 5.180.000 euros, que incrementa en más de un 60% la consignación presupuestaria genérica destinada a mantenimiento en 2019. Dicha partida amplía su destino específicamente a actuaciones de mejora de accesibilidad.

De acuerdo con el inventario de rebajes de bordillos en pasos de peatones del Sistema de Información Geográfica del Área de Infraestructuras, en la ciudad consolidada existen un total de 15.761 pasos de peatones. De ellos, la inmensa mayoría, el 90%, dispone ya de las aceras rebajadas, aunque queda un porcentaje significativo que requiere mejoras, ya que no disponen de pavimento podotáctil para personas con visibilidad reducida.

Entre las actuaciones, se solucionará el rebaje de los 1.087 pasos peatonales pendientes. La previsión es adaptar cada año unos 350 de ellos, de manera que a lo largo del mandato de esta Corporación todos puedan ser accesibles, adelantando los plazos marcados en la antes citada Agenda 2030.

Paralelamente, se seguirá trabajando en los pasos peatonales que, estando ya rebajados, no son plenamente accesibles en el apartado sensorial. Se trata de aceras que no disponen de pavimentación podotáctil, que facilita el paso de personas con dificultades visuales. Son unos 6.000 rebajes, hechos antes de la entrada en vigor de la actual normativa. En estos casos se trata, básicamente, de sustituir baldosas normales por pavimento podotáctil, algo que se irá realizando progresivamente en todos los cruces donde sea necesario.

Para la planificación de los trabajos de accesibilidad, este año se han iniciado reuniones de coordinación con las asociaciones y agentes sociales implicados (DFA y ONCE), con el objeto de coordinar conjuntamente los criterios a seguir y priorizar con ellas las actuaciones en función de las demandas de estos colectivos. En la presentación de hoy han participado, junto a Patricia Cavero, el presidente del Consejo Territorial de la ONCE, José Luis Catalán, y Marta Valencia, presidenta de la Fundación DFA.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies