Empresas aragonesas difunden los Planes en Igualdad con los que ayudarán a cerrar “la brecha”

Casi un centenar de compañías de diversos sectores de Aragón aplican ya sus fórmulas contra la desigualdad empresarial

Abismo. Brecha. Son muchos los sinónimos que definen una realidad que sigue enquistada en sociedad. Una desigualdad que principalmente afecta a la mujer, sobre todo, a nivel laboral y empresarial. El avance en Igualdad no se está produciendo al ritmo deseado y todavía falta mucho trabajo por delante. Es el principal mensaje de la jornada que se ha celebrado este miércoles en Zaragoza y donde 95 empresas “muy comprometidas” con la causa han querido compartir sus casos de éxito en Planes de Igualdad ante más de 200 participantes.

Fomentar el acceso al empleo, la promoción, la mejora de las condiciones salariales, la conciliación, o la eliminación del acoso sexual o de toda práctica laboral que suponga un trato discriminatorio. Tan solo son algunas de las fórmulas aplicadas por las compañías que apuestan por alcanzar la “igualdad real”. Precisamente, la consejera de Economía y Empresa del Gobierno de Aragón, Marta Gastón, que ha inaugurado las jornada, ha aplaudido el “empeño” y el “ahínco” de estas empresas, cuyas “buenas prácticas” deben ser vistas como “referente” para el resto del tejido empresarial. En especial, para las pymes, que son las que mayores dificultades presentan a ahora de implementar los Planes.

La consejera insiste en la importancia de que, conjuntamente, los agentes sociales, empresariales y las instituciones ayuden de ahora en adelante a “difundir y facilitar” políticas de Igualdad, con el “único objetivo” de “cerrar” una brecha que perdura en -todavía- demasiados ámbitos. Una brecha que frena a las mujeres “a acceder a puestos de responsabilidad”, o, simplemente, a revitalizar “sus condiciones de trabajo”. Una brecha que, además, no resulta beneficiosa en ningún sentido, pues es sabido que la igualdad es una poderosa arma para lograr “una mayor y mejor competitividad”, ha explicado Gastón.

Sin embargo, la desigualdad resiste más allá del entorno económico y empresarial. La árbitra nacional de Balonmano, la aragonesa Lorena García, también ha querido sumar su ejemplo, contando su historia personal. Su experiencia como “mujer dentro de un mundo de hombres”, ha dicho.  Ella fue pionera y ahora ayuda a otras jóvenes mujeres, a través del programa “Quiero ser árbitra”, a que persigan sus sueños en el deporte. Según García, en la época en la que empezó en el arbitraje “apenas habíamos mujeres, yo era de las únicas”. Una situación que “afortunadamente” ahora está cambiando, pues la evidencia demuestra que, con el tiempo, “somos un mayor porcentaje”. Las mujeres “nos hemos ido ganando nuestro puesto”, aunque no sin haber invertido en ello “mucho esfuerzo”, concluye.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies