Schindler consuma su amenaza de cierre y la plantilla le culpa del descalabro social y económico

La eurodiputada de IU ha mantenido un encuentro con representantes del Comité de Empresa de Schindler para analizar la situación

Schindler consuma su amenaza. La compañía, tras más de 75 años de actividad en la capital aragonesa, se mantiene firme y en posición de ejecutar un inminente cierre de planta, dejando a 119 empleados en una difícil situación. Es la última actualización que ha hecho este lunes el presidente del Comité de Empresa, José Antonio Dieste, sobre esta artificiosa deslocalización empresarial que -en opinión mayoritaria- no hace sino extender la herida más allá de la plantilla, desangrando el músculo productivo de toda una Comunidad. Izquierda Unida Aragón ha querido arropar a los trabajadores en las que consideran sus “legitimísimas reivindicaciones”, reprobando -ante los micrófonos de los medios- el modus operandi con que Europa está favoreciendo el “dumping fiscal y laboral” del que ahora está aprovechándose Schindler.

La eurodiputada del grupo, Sira Rego, se ha desplazado hasta Zaragoza para mantener un encuentro con la plantilla de Schindler y participar en la exploración de fórmulas que puedan mejorar en algún sentido la salida de los trabajadores, que deberán encarar ahora una “grave y preocupante” realidad. Realidad que para Rego se ha llegado a instaurar con arbitrariedad en las sociedades comunitarias actuales “porque así lo permiten las reglas de Europa”. Políticas que no han hecho sino desatar una incontrolable “pérdida” de puestos de trabajo, encontrando legitimación en el blindaje provisto por “reformas laborales” internas, como “la del Partido Popular” en el caso español.

“Hay que cambiar las cosas”, ha expuesto tajante, culpabilizando al “neoliberalismo” de que se estén erigiendo “países de primera y países de segunda”. En ese sentido, la eurodiputada contempla incuestionable el planteamiento de la definitiva “armonización fiscal” de Europa, para regularizar las condiciones laborales en los distintos estados.

Mientras tanto, lamentando que las conversaciones con Schindler se encuentren en “punto muerto”, el presidente  del Comité ha asegurado que trabajarán por que la plantilla pueda acogerse a las mejores condiciones en cuanto a concepto de indemnización –además, al parecer, la empresa pretende garantizarlas por encima del establecimiento legal-. Sin embargo, la principal preocupación sigue y seguirá siendo “salvar todos los puestos de trabajo posibles”, ha zanjado, mientras exista una mínima esperanza de que la compañía se plantee reconsiderar la situación de Zaragoza (aunque sin concretar, la empresa ha hablado de una posible reubicación de personal). Por ahora, en la mesa de negociación, el Comité centra esfuerzos en plantear el mantenimiento de alguna línea de producción en Zaragoza.

A las 19.00 horas de este lunes, la plantilla de Schindler Zaragoza clamará por la dignificación de su futuro  en una manifestación. También se han programado paros parciales para los próximos días 12 y 13 de febrero, además de los paros totales previstos para el 19 y 20. Ante tal incertidumbre, el coordinador general de IU Aragón, Álvaro Sanz, ha sellado su compromiso para con los trabajadores de la planta zaragozana, instando a la ciudadanía a sumar su apoyo. “Todos tenemos una cita esta tarde para acompañarles en su gran movilización”, ha recordado.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies