A juicio por agredir, insultar y golpear a su pareja durante una discusión en Zaragoza

El magistrado considera que existen “indicios racionales y fundados” para abrir juicio contra él

El magistrado del juzgado de Violencia sobre la Mujer de Teruel ha abierto procedimiento contra un hombre acusado de un delito de violencia sobre la mujer, al considerar que existen “indicios racionales y fundados” para abrir juicio contra él por un delito de lesiones de menor gravedad a su pareja. Además el juez ha dictado una orden de protección y medidas civiles a favor de una mujer que fue golpeada por su esposo durante una discusión de pareja. En este segundo caso, pesan sobre el hombre sendas prohibiciones de alejamiento y comunicación con la víctima.

Con las pruebas ya practicadas, los atestados, la declaración de la víctima y los informes de los médicos forenses, el magistrado considera que los hechos son indicativos de la existencia de maltrato físico y psíquico a la perjudicada.

Por ello, el juez ha acordado continuar con el Procedimiento Abreviado abierto y dar traslado de ello a las partes para que, en el plazo de diez días, tanto el Ministerio Fiscal como las acusaciones particulares puedan solicitar la apertura de juicio oral y formular sus escritos de acusación.

Los hechos, motivo de las diligencias judiciales tuvieron lugar según parece, el pasado día 25 de enero en el domicilio familiar en el transcurso de una discusión momento en que el acusado agarró, presuntamente, a la mujer por el cuello y el pelo y le propinó varios puñetazos en distintas partes del cuerpo.

Medidas de protección y orden de alejamiento

En un segundo caso el magistrado, después de tener conocimiento de los hechos, ha dictado una orden de protección prohibiendo al hombre la posibilidad de aproximarse a menos de 200 metros a la víctima y la posibilidad de comunicarse con ella.

Según el contenido del atestado remitido al juez, el hombre, al parecer, insultó y agredió a su esposa golpeándola en la cabeza, arrojándole el móvil y tirando sobre ella una maleta de mano.

Ha entendido el juez que estos hechos, “exceden de ser una mera discusión de pareja, incluyendo el empleo de cierta dosis de violencia física que coloca a la perjudicada en una situación de desamparo y desprotección jurídica” y añade que “obviamente resulta indiciariamente acreditado que la actuación agresiva de “P” respecto de su esposa obedece a su condición de mujer y son consecuencia de las resultas de una discusión que excede con creces la ordinaria que puede producirse durante el curso del matrimonio; teniendo en cuenta, que el investigado arrojó el móvil a la cabeza de la víctima”.

Por ello ha acordado además una serie de medidas civiles atribuyendo a la mujer la guarda y custodia de la hija menor y el uso y disfrute de la vivienda familiar, y establece para el acusado una asignación mensual para la hija menor de ambos de 200 euros.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies