«Tetillas» y plegarias por Santa Águeda

Cuenta la tradición que en el siglo III, el gobernador Quinciano quiso seducir a una joven llamada Águeda y esta lo rechazó por su amor a Cristo, por lo que ordenó cortarle los pechos y torturarla hasta morir. Así lo cuenta la leyenda cristiana y, desde entonces, se convirtió en mártir y patrona de todas las mujeres. Como cada 5 de febrero, miles de féminas se han congregado un año más en la Iglesia de Nuestra Señora del Portillo de Zaragoza para venerar a su patrona Santa Águeda.

Print Friendly, PDF & Email