Armando Mateos: “La reciclabilidad del aluminio es sinónimo de sostenibilidad y eficiencia”

Armando Mateos es el director general de Itesal

Un nuevo año no ha hecho más que empezar y ya se revela prometedor para Itesal, la compañía zaragozana dedicada al diseño y fabricación de sistemas de aluminio para la industria y la arquitectura. Tras un último ejercicio complejo y fructífero con aumento de plantilla, Itesal se ha convertido en referente de su sector a nivel nacional con el reciente reconocimiento de Asepeyo a su larga trayectoria preventiva.

Un ejemplo de gestión empresarial dentro del tejido industrial aragonés que une esfuerzos para mejorar la eficiencia de su producto estrella, el aluminio. Premios, inversiones, sostenibilidad y ahorro energético son algunos de los pilares sobre los que se sostienen firmemente los objetivos que persigue la compañía en 2020.

Pregunta.- En los últimos siete años, Itesal ha recibido diversos galardones gracias a una larga trayectoria en materia de prevención de riesgos laborales. ¿Qué supone para Itesal ser la única empresa de España en conseguirlo?
Respuesta.- Hemos recibido cuatro por parte de Asepeyo y dos de la mano de la Confederación de Empresarios y la Diputación General de Aragón. Es el resultado del esfuerzo que se está haciendo desde hace muchos años en concienciarnos todos de que el trabajo es necesario, pero llegar sano y salvo a casa también. Para ello, hemos puesto en marcha herramientas de gestión que permiten que el propio trabajador sea quien indique dónde está el posible riesgo, hemos mejorado las instalaciones y la educación de todos.

Además, llevamos a cabo reuniones específicas destinadas a toda la plantilla de Itesal para lograr accidentes cero. De ahí, el último premio que es distinto a los demás porque reconoce toda la trayectoria y, por tanto, a una forma de entender la prevención de riesgos laborales dentro de una empresa.

Itesal es líder en su sector en materia de prevención de riesgos laborales

P.- Por tanto, ¿Itesal es un referente en su sector?
R.- En nuestro sector no hay otra empresa que haya recibido un galardón de este tipo por lo que sí somos referentes. De hecho, Itesal ha sido la impulsora de un grupo de trabajo específico para prevención de riesgos en la Asociación Española del Aluminio. El grupo sirve para exponer la problemática existente y mostrar ejemplos de cómo hemos resuelto ciertos problemas para que se puedan extrapolar a las demás compañías.

P.- Itesal está muy implicado con la arquitectura de vanguardia, por ello, en 2018 crearon los I Premios Nacionales de Arquitectura Novel de Itesal. ¿Cómo se está desarrollando esta segunda edición?
R.- La primera edición funcionó muy bien y tuvo una gran acogida por parte de las escuelas de arquitectura con más de cien proyectos presentados, 76 evaluados y cinco finalistas. Este éxito nos ha llevado a convocar el segundo premio este año.

Las bases ya están sentadas con un jurado compuesto por cinco arquitectas de alto nivel. Hasta el momento, hay nueve proyectos inscritos, uno de ellos procedente de Colombia, y hasta el 15 de octubre está abierto el plazo.

P.- ¿Qué pretende transmitir este premio a los jóvenes universitarios?
R.- La responsabilidad social de Itesal incluye en su estratégico este proyecto. Pretendemos acercar a los alumnos a proyectos de modernidad y vanguardia y, por supuesto, al mundo del aluminio en todas sus facetas. Desde la eficiencia energética a la sostenibilidad, ya que es un material infinitamente reciclable.

P.- Han adoptado como propios los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿Cómo se afronta desde Itesal el reto de la sostenibilidad y la creación de edificios responsables?
R.- Desde hace mucho tiempo nos esforzamos para lograr productos eficientes energéticamente. Todo lo que se diseña en Itesal está previamente testado para que sea un elemento envolvente y logre el confort y la eficiencia energética dentro del edificio. Sin olvidar el reto de la sostenibilidad, ya que cuando el edificio llega al final de su vida se puede recuperar el aluminio a través de la función y tener una materia prima preparada para fabricar el mismo producto del que ha partido.

La plantilla de Itesal alcanza casi los 200 trabajadores

Además, los procesos internos acompañan también a estos objetivos. Por ejemplo, usamos materia prima con alto grado de reciclaje, energía eléctrica procedente de fuentes renovables, y maquinaria e iluminación capaz de reducir el consumo de energía.

P.- ¿Qué aporta el aluminio de Itesal frente a otros materiales?
R.- Principalmente reciclablidad. Sus características físico-químicas no bajan de nivel por lo que se puede emplear para el mismo uso del que proviene. Ya se trate del perfil para una ventana o para la carrocería de un camión, no pierde ningún tipo de propiedades.

P.- ¿En qué momento Itesal decide implicarse en el mundo del deporte hasta llegar a patrocinar, por tercer año, el basket de Zaragoza?
R.- Hace varios años nos propusieron este tipo de patrocinio y valoramos que es una forma de transmitir a nuestros trabajadores y su entorno los valores que el deporte difunde. Por ello, desplazamos a nuestra plantilla hasta los partidos como factor motivacional.

Además, aparte del basket zaragozano, también patrocinamos al San Pablo Burgos, al equipo de fútbol del Ávila o al de balonmano de Valladolid. Y este año lo haremos con una corredora triatleta aragonesa.

P.- Concretamente, ¿qué valores comparte Itesal con el mundo del deporte?
R.- Son numerosos. El esfuerzo, el trabajo en equipo, la disciplina, la tenacidad o la capacidad de resiliencia que tienen los deportistas para superarse. Estos valores son paralelos a los que impulsamos desde Itesal y perfectamente aplicables, ya que una empresa no deja de ser como un equipo deportivo en la que hay que trabajar en equipo, esforzarse y entrenarse para manejar una máquina o visitar a un cliente.

P.- ¿Cómo ha evolucionado la empresa desde el último ejercicio?
R.- El año pasado fue complejo, ya que implantamos un programa informático integral para toda la empresa, incluidos los almacenes de nuestro grupo, y esto provocó la ralentización de la producción en ciertos momentos del año. Si bien, aumentamos la plantilla de 170 personas en 2018 a 185 trabajadores en 2019, y en estos momentos a 189.

El objetivo final fue igualar en venta al año anterior y preparar muy bien este 2020.

P.- ¿Qué objetivos se plantea Itesal para 2020?
R.- Por un lado, preparar el premio de arquitectura en el cual estamos inmersos y consolidar el programa informático para lograr que sea una herramienta de futuro en todas las instalaciones de Itesal. Y, por otro, realizar inversiones en la modernización de maquinaria, crecer en venta de producto y exportación.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Aragón se respalda en los 15 millones del Fondo de Contingencia para encarar la crisis del Covid-19

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies