Felipe VI: “España no puede ser de unos contra otros, España debe ser de todos y para todos”

Los Reyes, la Princesa de Asturias y la infanta Sofía escuchan el himno de España antes de acceder al Congreso de los Diputados | Foto: Congreso de los Diputados

Felipe VI reivindicó este lunes los valores de “diálogo y acuerdo” que permitieron la construcción hace 40 años de la Constitución española y aseveró que España no puede basarse en la estrategia de “unos contra otros”.

“España no puede ser de unos contra otros; España debe ser de todos y para todos. Así lo ha querido la sociedad española desde hace más de 40 años. Así lo sigue queriendo y, sobre todo, así lo merece”.

Así lo pronunció en la parte final de su discurso de apertura de la legislatura, que tuvo lugar este lunes en la sesión solemne celebrada en el Congreso, a la que asistieron la gran mayoría de diputados y senadores. La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, también había advertido en su intervención que “en el Parlamento no existe el enemigo”

Antes, el Rey felicitó y deseó “mucho éxito” al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los demás miembros del Gobierno, pero les recordó a la vez que este mandato “entraña grandes responsabilidades, compromisos y deberes.

En pleno descrédito de los políticos, el Rey quiso “reconocer y agradecer sinceramente la labor de miles de ciudadanos” que “han participado en la vida política implicándose personalmente en la dirección y el gobierno de las instituciones, dedicando lo mejor de sí mismos a servir a sus compatriotas”.

Además, cuando se ha puesto en cuestión la labor de los jueces y está por renovar el Consejo General del Poder Judicial, don Felipe llamó a los políticos a “colaborar lealmente con todas las instituciones del Estado”.

El monarca constató que desde las elecciones de 2015 las Cortes “han ampliado su diversidad representativa, fruto de las diferentes opciones que han concurrido a las elecciones”, y que el multipartidismo “requiere el pleno desenvolvimiento de nuestro régimen parlamentario”.

Como “esencia” de ese parlamentarismo, incluyó tanto “el acuerdo” como “el ejercicico del control político por la oposición”. Y, como “tres pilares esenciales” de las democracias, enumeró “Estado Social, Estado Democrático y Estado de Derecho”

Seguidamente, el Rey dedicó buena parte de su discurso a alabar a la Constitución como garante de lo que considera una “historia de éxito”, en la que han resonado las palabras concordia, reconciliación, entendimiento, respeto y libertad. Palabras que, conminó, hay que “recordar, preservar y, sobre todo, hacer prevalecer en toda su plenitud”

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies