Radovic achaca al juego colectivo de Casademont su MVP de la jornada

El montenegrino alcanzó 32 de valoración en Badalona

El Casademont Zaragoza continúa sorprendiendo a propios y extraños por su sobresaliente temporada. No porque no exista calidad en su plantilla, que existe, sino por su regularidad a la hora de brillar, imponiéndose en canchas donde otras temporadas las esperanzas eran más bien vanas. La última victoria llegó en Badalona, donde emergió por encima de todas la figura de Nemanja Radovic, MVP de la jornada.

El montenegrino se marchó hasta los 32 de valoración, con 29 puntos, pero prefiere no centrarse en individualismos y sí en el sentido de equipo que tanto les ha inculcado Porfirio Fisac desde el banquillo. “Estoy jugando bien, pero no me quiero subir, quiero seguir estando bien y trabajando a diario para estar preparado”, ha reconocido en la sala de prensa del pabellón Príncipe Felipe.

En este sentido, ha explicado que desde su posición de cinco, con la baja de Justiz, se está aprovechando del buen momento de los aleros porque “están generando más espacios”. “Todo esto viene de un juego colectivo porque repartimos mucho el balón”, ha comentado, incidiendo en que “en cualquier momento destacará otro jugador y eso es un punto muy bueno de este equipo”.

Un Casademont Zaragoza que marcha tercero en la Liga Endesa y líder de su grupo en la Basketball Champions League. De hecho, depende de sí mismo en las dos últimas jornadas para terminar primero y adquirir el factor cancha en las próximas rondas eliminatorias de competición europea. “Estamos cerca, pero hay que ir partido a partido porque ahora viene PAOK y recordamos lo mal que lo pasamos en la ida”, ha reconocido.

Radovic también ha expresado su recuerdo ante la noticia más trágica, sin lugar a dudas, del mundo del baloncesto en los últimos años, el fallecimiento de Kobe Bryant en un accidente de helicóptero. “Cuando me enteré tenía la sensación de que era alguien de la familia”, ha lamentado, añadiendo que ha crecido con los amigos jugando en el parque “diciendo en cada tiro que éramos Kobe”.

Por ello, ha valorado que “la vida enseña que es muy corta y puede acabar en cada momento y hay que disfrutarlo, con tu familia, jugando, paseando e el parque”, concluyendo que “no vamos a vivir 200 años y hay que disfrutar”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies