Cristina Seguí: “Permitiría a Santisteve presentar su libro aunque sus ideas me parezcan repulsivas”

Cristina Seguí presentará finalmente su libro en Zaragoza

La cofundadora de Vox y autora del libro “Manual para defenderse de una feminazi y otros asuntos de alta necesidad”, Cristina Seguí, presentará finalmente su libro en la capital aragonesa, después de ver como su acto se cancelaba hasta en dos ocasiones. Primero en el Teatro Principal, un espacio público, y después en el Gran Hotel, un establecimiento privado que le suspendía el evento a escasas horas de su celebración.

Seguí asegura haber sufrido censura y tiene claro que las cancelaciones se deben a “presiones políticas”. Y es que una de las ideas que defiende en su obra es que “la dictadura de lo políticamente correcto es la mayor censura que hay actualmente”. Seguí afirma también que los espacios públicos son para el disfrute de todos los ciudadanos, que son “quienes los hacen sostenibles económicamente”. Por ello, destaca que ella no prohibiría que el exalcalde Pedro Santisteve presentara su libro en un equipamiento municipal aunque sus ideas, dice Seguí le parezcan “repulsivas”.

Lo que sí agradece a “toda la izquierda” es la publicidad que está recibiendo aunque admite también que su libro es como un juguete sexual. “La gente lo compra, pero en privado”, afirma. Y es que en su libro es ahora mismo número uno en ensayos de Amazon y toda esta semana ha estado entre los más vendidos. Lejos de que la polémica le frene de cara a un nuevo proyecto, Seguí ya piensa en el próximo tema para escribir.

Seguí ya piensa en su próximo libro

Pregunta.- A la tercera va la vencida. Finalmente presenta su libro en Zaragoza esta misma noche, a las 21.00 horas.
Respuesta.- Se hace gracias a la valentía del Restaurante Las Tres Carabelas. Mañana es festivo en Zaragoza, así que podrá venir mucha gente. Le agradezco a la propietaria del restaurante, porque tal y como está la situación se expone incluso a agresiones en su propio local.

P.- ¿Le consta que la cancelación del Teatro Principal y del Gran Hotel se deben a presiones políticas?
R.– Hubo presiones políticas para sacar mi libro del Teatro Principal, cuando ya estaba formalizada la presentación. Presiones que provinieron de grupos políticos que auspiciaron charlas de terroristas del Grapo en Zaragoza. También ha habido otro tipo de coacción, que desconozco si ha sido explícita por parte de los políticos, pero sí implícita. El feminismo y la mujer está siendo utilizado y manipulado por la izquierda para atropellar las libertades civiles y profesionales, y acabar con la libertad de la gente mediante la censura y el miedo. Y lo que ha ocurrido con el Gran Hotel es solo un ejemplo.

El hecho de no haber encontrado un solo hotel en Zaragoza y ni un espacio privado, a excepción del Restaurante Las Tres Carabelas, constata que la gente tiene miedo. No creo que un movimiento así pueda traer nada nuevo a la sociedad. Es liberticida y socialmente inasumible.

P.- ¿Le ha pasado esto en alguna otra ciudad?
R.- Esta es la primera presentación. La siguiente la tengo en Madrid el próximo jueves, tengo otra en León el 7 de febrero, y me queda por cerrar Barcelona y Valencia. Tengo claro que no tendré ningún problema en Madrid y aunque no voy a hacer campaña por ningún partido político, es cierto que Madrid se ha convertido en un espacio de libertad. He encontrado varios sitios que se han ofrecido sin ningún problema, y al final he optado por la Universidad Francisco Marroquín, que me garantizaba que no se iba a echar atrás por ningún tipo de presión.

Donde sí espero problemas es en Valencia, gobernada por el PSOE, Compromís y Podemos; también en Barcelona y, en definitiva, en todas las ciudades y comunidades autónomas con gobiernos declarada y manifiestamente autodeclarados feministas.

Portada del libro “Manual para defenderse de una feminazi y otros asuntos de alta necesidad”

P.- ¿Es el caso de Zaragoza?
R.- No es el caso de Zaragoza, pero está Ciudadanos, que está congelado por el miedo y absolutamente arrasado por el rodillo de la izquierda. Está aterrado por perder votos o por no someterse a la dictadura de lo políticamente correcto, que ahora mismo es la mayor censura que hay. Habrá otra más explícita, que será la Ley contra la desinformación que sacará el Gobierno de Podemos y Pedro Sánchez para decidir la línea editorial y la mentalidad de los periodistas.

P.- La semana que viene está previsto que el exalcalde de Zaragoza y ahora portavoz municipal de Zaragoza en Común, Pedro Santisteve, participe en la presentación de un libro contra Vox en el antiguo Instituto Luis Buñuel, un equipamiento público…
R.- La señora Sara Fernández tendrá que explicar por qué equipara el libro de una mujer autónoma, que no está en ningún partido político, que vive de su trabajo y que no ha cobrado un solo euro público, con la presentación que se va a celebrar en un espacio público por parte del exalcalde de Zaragoza Pedro Santisteve, que fue amigo de los filoterroristas del Grapo a quienes cedió espacios públicos en Zaragoza, con el disgusto, me consta, de la mayoría de los zaragozanos.

P.- Ha habido también algo de polémica por esta presentación, sobre todo por el espacio elegido.
R.– Yo no la prohibiría. Entiendo que, en los espacios públicos, aunque a mí las ideas del señor Santisteve me parezcan repulsivas igual que sus amigos, tienen que tener cabida todos los ciudadanos, porque todos hacen sostenibles económicamente esos lugares y todos tienen derechos a utilizarlos y disfrutarlos. Yo no soy quien para imponerle a nadie una forma de pensar, pero lo que llevan el pin del antifascismo sí que me quieren imponer su forma de pensar para sobrevivir en mi entorno profesional y social. Me niego a hacerlo.

P.- Cuando la vicealcaldesa y consejera municipal de Cultura y Proyección Exterior, Sara Fernández, le desautorizó la presentación en el Teatro Principal anunció la posibilidad de emprender medidas legales contra ella. ¿Cómo está la situación en estos momentos?
R.– Ahora mismo estoy concentrada en presentar el libro. Cuando recibí la noticia de la censura en el Teatro Principal me centré en buscar otro espacio, cuando lo encontré en el Gran Hotel y me lo han vuelto a cancelar, he vuelto a centrarme en arreglar el problema. He hablado con mi abogado por teléfono, Javier Vasallo. Ya está al tanto, y cuando pase esta semana, más tranquila y con todos los elementos en la mano, me sentaré con él.

La autora ha confirmado la presentación del libro a través de sus redes sociales

P.- Además de parte del rechazo social, ¿ha sentido también apoyo en Zaragoza?
R.– Por supuesto. El mayoritario. Por parte de redes sociales, correo, llamadas… Gente que ha parado de repente su trabajo y vida normal durante unas horas para ayudarme sin conocerme de nada. Eso es absolutamente alentador y el resultado es muy significativo de lo que representa el movimiento.

P.- Desvincula el libro de cualquier corriente política. Es la opinión de Cristina Seguí.
R.- Quien quiera vincular lo que cuento en el libro con un partido político está chantajeando a los millones y millones de hombres y mujeres de este país que piensan como yo. Estoy convencida de que el primer compromiso y obligación vital de una mujer, ya sea de izquierdas o derechas, es defender su libertad, no estar sometida a la tutela de ningún hombre, de ninguna mujer y menos del Estado, y su obligación es defender a sus hijos varones de una ideología que criminaliza a la mitad de la población.

P.- ¿Se ha encontrado problemas en las librerías?
R.- Sí. Mi editor comparó mi libro con un juguete sexual. Me dijo que mi libro era como un objeto vergonzante que sí se compraría, pero en privado. Lo que sí tengo que agradecer a los señores de Podemos es que muchas librerías hayan pedido mi libro, pero con muchos problemas. El libro es ahora mismo número uno en ensayos de Amazon y toda esta semana ha estado entre el segundo y octavo puesto de los más vendidos.

P.- ¿Le compensa la experiencia?
R.- Estoy aprendiendo mucho. Es el primer libro que escribo y esto me ha infundido las ganas de escribir otro. Ya estoy pensando en ello y lo voy a hacer y lo presentaré.

P.– ¿Tiene alguna idea ya en mente?
R.- Será una alusión a la verdad. Tengo que pensar si será sobre feminismo o sobre el otro gran tema utilizado por los poderes públicos para sustraer y malversar dinero de la población hacia los partidos políticos y afines y chantajear a la población, que es el cambio climático. El vicepresidente del Gobierno dijo que el Holocausto era un mero problema burocrático y ahora nos llama negacionistas en un argot nada casual a los que decimos que hay que preocuparse por el medio ambiente, pero utilizando procedimientos científicos, en lugar de histeria colectiva. O eres feligrés de Greta Thunberg o eres un negacionista.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies