El Huesca no pasa del empate ante el Oviedo al recibir otro gol en el último minuto (1-1)

Los altoaragoneses tratarán de vencer al Lugo el próximo partido. Foto: LaLiga

No pudo batir al Real Oviedo la Sociedad Deportiva Huesca. Los altoaragoneses venían con la ilusión de volver a ganar fuera, algo que no hacen desde noviembre, y se presentaba una oportunidad de oro para hacerlo. Eugeni adelantó a los visitantes en el minuto 55, e Ibra puso la igualada en el 97. Los oscenses dejan escapar la oportunidad de acercarse al ascenso directo y deberá vencer sí o sí al Lugo.

El debut de Rafa Mir era el principal atractivo de la Sociedad Deportiva Huesca en el Carlos Tartiere, donde empezaron manejando los tiempos del partido. Ya en el minuto dos, Eugeni disparaba un balón desde la frontal del área que se marchaba a córner, y lo iban a seguir intentando. Sin embargo, una pérdida Josué Sá dejaba solo a Ortuño tras un fallo defensivo garrafal, pero Álvaro Fernández lograba enviar el balón a córner.

Los altoaragoneses mantenían la pelota, aunque el Oviedo se la empezaba a disputar. El dominio inicial del Huesca se empezaba a diluir para dar paso a un encuentro completamente abierto. Lograban presionar bien la salida del balón los asturianos, y provocaban que los visitantes llegasen con dificultad arriba. Cuando lograron sacar la pelota bien jugada, en el minuto 20, Rafa Mir puso un centro a Eugeni que le dejaría solo, pero fue impreciso y se perdió por la línea de cal.

Era entonces el Oviedo el equipo que le costaba sacar el balón desde atrás, y sufrían porque los aragoneses se acercaban, aunque hasta el momento sin peligro. Los acercamientos de uno y otro en ningún caso se podían definir como ocasiones claras de gol. Todo parecía que cambiaba en el minuto 28. Rafa Mir remataba perfectamente un centro desde la izquierda y se colaba en la portería de Lunin. Sin embargo, el linier levantaba la bandera y el VAR confirmaba que se encontraba en claro fuera de juego. Un minuto más tarde, el ariete no llegaba a rematar otro centro peligroso de Miguelón. Se empezaba a animar el partido en el Tartiere.

Desde entonces hasta que el árbitro decretaba la entrada al túnel de vestuarios tampoco ocurría nada más reseñable. Asturianos y aragoneses querían dejar todos los deberes para la segunda mitad, porque ambos necesitaban la victoria. El empate sin goles era, hasta el momento, un fiel reflejo de lo que había sucedido en los primeros 45 minutos en el césped del Tartiere.

Segunda parte y mazazo final

Comenzaba el segundo tiempo con un importante susto para los de Míchel. Marco Sangalli ponía un centro al área visitante y Pulido, en un intento por despejar, casi termina metiendo el balón en su propia portería. Ahora bien, en el minuto 54, la Sociedad Deportiva Huesca se ponía por delante con emoción. Eugeni Valderrama remataba al fondo de la portería y el linier lo anulaba, pero el VAR corregía a este y el gol subía al electrónico.

Ante esta circunstancia, Javi Rozada decidía poner artillería pesada para darle la vuelta al marcador. Saúl Berjón e Ibra saltaban al terreno de juego y, de esta forma, trataba de dar más fuerza ofensiva al equipo. Por su parte, Mir dejaba su sitio a Okazaki tras un debut bastante notable. La defensa aragonesa se mantenía sólida y el Oviedo generaba acercamientos pero ningún tipo de peligro.

A falta de 10 minutos para el final del partido, los locales fueron capaces de poner un buen centro que a punto estuvo de rematar Ortuño. Conseguía atajar bien Álvaro Fernández y seguían sin premio los de Oviedo. En el minuto 86, los problemas llegaban a las filas del Huesca. Pulido chocaba con Ibra y el primero se llevaba la peor parte, teniéndose que retirar en camilla y sangrando.

El colegiado añadía seis minutos y el Huesca tenía que aguantar sin su capitán. A punto estuvieron de empatarles en el 95, pero el balón se marchaba escorado y de esta forma parecía que se ponía fin al partido. Sin embargo, ya en la última, a la desesperada, Ibra recibía el balón entre la defensa, se metía en el área y batía a Álvaro, que nada podía hacer. El Huesca, que había aguantado a la perfección, veía como volvían a perderse los tres puntos al final del partido.

No pudo igualar al Almería, y asciende a la tercera plaza a falta de que el Real Zaragoza dispute su partido. El fútbol fue cruel con los altoaragoneses, que ven como se vuelve a escapar una oportunidad de oro para acercarse al ascenso directo. La próxima cita en casa, el sábado a las 16.00 horas, será fundamental para no bajarse de ese tren.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies