Vox se muestra “optimista” con la negociación presupuestaria y admite “proclividad” por ambas partes

Calvo ha mostrado fotografías de diferentes asentamientos chabolistas que hay por la ciudad

Los concejales de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza han querido comparecer ante los medios de comunicación para defenderse de las acusaciones “de trazo grueso” que han venido escuchando en los últimos días sobre las enmiendas que su grupo ha presentado al proyecto presupuestario de Partido Popular y Ciudadanos. Enmiendas, ha recordado el portavoz municipal de Vox, Julio Calvo, que desde la oposición han calificado como “deleznables”. El edil se ha mostrado “abierto a la negociación” y reconoce que hay “cierta proclividad por ambas partes”. Calvo se ha mostrado “optimista” porque asegura no ser partidario de que se vuelva a prorrogar el presupuesto ni quiere “abrir las puertas” a un posible gobierno alternativo del PSOE. La decisión sobre si apoyarán o no las cuentas, asegura, “la tomamos nosotros, pero de manera coordinada”, ha aclarado.

Centrado en las enmiendas que ha presentado Vox, Calvo ha comenzado explicando la de Cooperación al Desarrollo. En este sentido, el edil ha hecho hincapié en que Vox no está en contra de este aspecto “en absoluto”. De hecho, ha recordado que el propio Santiago Abascal ha hecho referencia en alguna ocasión a la necesidad de poner en marcha un Plan Marshall. “Es evidente que hay que solucionar en origen los problemas que generan los fenómenos migratorios y los problemas de los países africanos”, ha manifestado Calvo, si bien considera que esto es “una competencia única, exclusiva e indelegable del gobierno de la nación”.

De esta forma, ha apelado a la “falta de coordinación” que se produce como consecuencia de las duplicidades competenciales, tal y como ha explicado Calvo. Y el Ayuntamiento de Zaragoza, ha destacado, “no tiene ni medios ni fondos para controlar el destino final de las subvenciones”. “Afortunadamente”, ha agregado Calvo, existen numerosas ONGs “a las que se pueden dirigir los ciudadanos para depositar donaciones, pero nosotros no nos sentimos legitimados para decidir por los zaragozanos qué cantidad debe aportar cada ciudadano”, ha argumentado, ya que esa, ha dicho, es una libertad “que corresponde a cada uno”.

Calvo ha mostrado fotografías de diferentes asentamientos chabolistas que hay por la ciudad, justificando así que es a erradicar este problema donde se podrían destinar parte de los fondos presupuestados para Cooperación. En concreto, pretenden facilitar al gobierno que las obras de la Casa Amparo y el Albergue municipal se amplíen.

Por otro lado, en lo que a las medidas de Igualdad se refiere, Calvo ha explicado que sus enmiendas van dirigidas a “aumentar el dinero para la lucha contra la violencia contra la mujer y violencia intrafamiliar en 225.000 euros, hasta los 575.000 euros”. El “pecado capital” que Calvo ha admitido es “habernos olvidado del adjetivo machista”, porque “aunque ampliamos las medidas de protección a colectivos vulnerables de ancianos y niños, hemos cometido el error de no mencionar el adjetivo machista”.

Ante ello, Calvo se ha defendido argumentando que “nosotros ponemos el nombre que consideramos adecuado, porque los términos de violencia contra la mujer es el que recoge la ONU y la violencia doméstica la contemplan otros países europeos”. Y es que asegura que solo España y Bélgica “tienen una legislación que discrimina entre hombres y mujeres en este sentido”. Es por ello que lamentan no entender las “críticas hipócritas” porque “hemos ampliado la partida en su cuantía y extensión”.

También han propuesto la creación de una oficina de atención y ayuda a la mujer embarazada en la Casa de la Mujer y han calificado de “sonrojante” que los ciudadanos “paguen impuestos para que se impartan cursos como manejos de las emociones, exploración de la sexualidad, cuidar de las plantas, etc, valorados en 400.000 euros”. Piden también la desaparición de la Oficina de Transversalidad de Género, creada por Zaragoza en Común “y que no tiene ningún sentido porque solo se dedica a crear las normas del lenguaje inclusivo, cuando esos funcionarios se tendrían que dedicar a cosas más importantes para la ciudad”, ha concretado Calvo.

Plantean la desaparición de la junta arbitral de consumo “porque ya existe una en el Gobierno de Aragón y es un despilfarro administrativo que dos administraciones mantengan las mismas estructuras que prestan el mismo servicio”. Otra de las enmiendas va dirigida a incrementar la partida para las ayudas al pago de tributos. “Los demandantes suelen ser viudas con pensiones muy bajas”, ha subrayado.

Finalmente, Vox plantea una reducción de dos millones de euros en el presupuesto del Patronato de Educación, porque “el mismo gobierno admite que han disminuido las demandas de plazas en las escuelas infantiles”, si bien Calvo ha reconocido estar abierto a la negociación.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Azcón subraya la necesidad de “acordarse de los héroes de la democracia en España”

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies