Sánchez fija las reuniones del Consejo de Ministros a comienzos de semana “para anticipar y programar”

Sánchez con sus 22 ministros en La Moncloa| Foto: Jorge Villa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aprovechó este martes la primera reunión del Consejo de Ministros para remitir a sus integrantes una carta en la que les anuncia su decisión de establecer esta reunión al inicio de cada semana y no los viernes como era habitual, “para anticipar y programar”.

En la epístola, medio que ya empleó Sánchez cuando llegó a La Moncloa tras la moción de censura de junio de 2018, dejó claro que “España necesita un Gobierno de acción, un Gobierno que se ponga manos a la obra sin perder tiempo”.

Tras llamar a la confirmación de un Gobierno “proactivo, resuelto y ejecutivo”, proclamó la importancia de “incorporar a nuestro funcionamiento métodos de organización que nos permitan planificar y anticiparnos a los acontecimientos y también responder a los problemas con premura y eficacia”.

Por ello, les anunció que las reuniones ordinarias del Consejo de Ministros serán al comienzo de cada semana y no los viernes, como era habitual, para “anticipar y programar”.

Al mismo tiempo, les trasladó que las comisiones de subsecretarios, se celebrarán los jueves, y no los miércoles, como sucedía hasta la fecha, para preparar las deliberaciones y acuerdos de la siguiente reunión del Consejo de Ministros.

Sánchez preludió su carta destacando que “no cabe mayor honor ni mayor responsabilidad cívica para cualquier demócrata con vocación de servicio público” que la de servir a España y a los españoles desde el Consejo de Ministros.

Apuntó que lo inédito de la fórmula del Gobierno de coalición en España debe servir como acicate a sus miembros para “fortalecer nuestras instituciones y para ampliar el espíritu de entendimiento y acuerdo”, no sólo entre los partidos que la integran, sino también con el resto de formaciones y “entre la política y la sociedad”.

Sánchez utilizó la heterogénea trayectoria de los ministros para dejarles claro que “componemos un Gobierno plural, pero nacido con un propósito firme de unidad; un Gobierno que se enriquece con procedencias diversas, pero que tendrá una sola meta; que hablará con varias voces, pero para emitir el mismo mensaje”.

El presidente del Gobierno recordó que, por encima de las reglas y procedimientos de coordinación establecidos por los partidos que conforman la coalición, sus miembros cuentan con “dos garantías de entendimiento y lealtad”: la “voluntad común de servir a España y a los españoles” y una “visión progresista de la sociedad”.

CINCO “GRANDES TRANSFORMACIONES”

A su vez, Sánchez explicó que España debe encarar con urgencia cinco “grandes transformaciones”: el robustecimiento de su economía ajustándola a la “revolución científica y tecnológica, generando empleo de calidad”; auspiciar la cohesión territorial mediante el “entendimiento y el equilibrio”; la promoción de la justicia social y el amparo de quienes cuentan con menos recursos; la toma de acción frente a la “emergencia climática” y el desarrollo de la “transición ecológica justa” de la economía”, además de la “plena igualdad real de la mujer y de todas las personas que aún hoy soportan cualquier tipo de discriminación en sus vidas”.

Por su parte, concedió que el “espíritu activo, ejecutivo y resuelto no está ni mucho menos reñido con la actitud dialogante que deberemos desplegar constantemente”, lo que le sirvió para proclamar que “tras un largo periodo de choques y desencuentros, los españoles desean avanzar en concordia. Tras episodios demasiado frecuentes de crispación estéril, los españoles desean avanzar rehuyendo los extremismos”.

Sánchez elogió el valor de la política, como elemento anónimo de “griterío y discordia”, al afirmar que ésta es susceptible de ser “provechosa para la sociedad”, “capaz de resolver problemas y no de crear o agravar problemas”, que “no se refugia en un lenguaje hermético y habla el lenguaje de la calle”, que “sirve”, que “practique en las instituciones lo que los ciudadanos hacen cada día en sus hogares, en sus trabajos, en sus vecindarios: expresar con libertad y respeto sus preferencias, dialogar sobre las diferencias y acordar”.

Por ello, glosó las guías del Gobierno de coalición al presentarlo como instrumento con la “vocación de servir a todos los españoles”, resuelto a “dialogar para resolver las diferencias” y dueño de un “espíritu activo y resolutivo”.

Sánchez cerró su carta trasladando “toda mi confianza y todo mi apoyo” y sabiéndose acreedor de la “dedicación” y “lealtad” de cada uno de los ministros”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies