El Real Zaragoza da un golpe de autoridad venciendo a Las Palmas en Gran Canaria (0-1)

El Real Zaragoza venció el pasado martes a Las Palmas con gol de Javi Ros. Foto: LaLiga

Un golpe de autoridad es lo que ha dado el Real Zaragoza este martes en el estadio de Gran Canaria. Los aragoneses han vencido por 0-1 a Las Palmas, rival directo por el ascenso, y mantendrán al menos hasta la próxima jornada la tercera posición en la tabla. A expensas de lo que pueda hacer el Almería, se encuentra igualado a puntos con el playoff de ascenso directo.

Saltaban los visitantes, vestidos enteros de rojo, con dos novedades con respecto a la victoria ante el Sporting. Guitián por Clemente y Kagawa por el enfermo Alberto Soro. Por su parte, Las Palmas contaba con numerosas bajas, entre ellas Narváez, al que Chico Flores le rompió varios huesos de la cara de una patada criminal. Así comenzaba el partido en el estadio de Gran Canaria.

Los compases iniciales sirvieron de tanteo para ambos equipos. No sucedió nada en los primeros diez minutos de juego, y los conjuntos observaban el posicionamiento de su rival y pensaban como podían hacer daño. Hasta el 16 no se probaba fortuna, y fue Benito el que disparo mal desde lejos, muy desviado. Para responder, Eguaras botaba una falta precisa a la que Puado no llegaba por escasos centímetros. Y así se llegaba al minuto 25, sin grandes oportunidades en ninguna de las porterías.

De ahí al 37 era Las Palmas el equipo que ejercía un mayor dominio del esférico. Sin embargo, en una contra, Igbekeme metía un pase entre líneas a Luis Suárez que le dejaba dentro del área, aunque no podía aprovechar la oportunidad. Parecía que despertaba algo el Real Zaragoza, y se empezaba a sentir cómodo jugando a la contra. Volvía a la carga en el 42, pero el centro de Nieto no encontraba rematador.

Se llegaba al final de la primera parte con tablas en el marcador, tal y como se había comenzado el encuentro. Se trataba de un 0-0 clásico, sin ocasiones claras de gol y jugando más a no perder que a lanzarse de verdad a por la victoria. Quedaban todavía otros 45 minutos que podrían servir para dar un vuelco al electrónico o para determinar que el empate hacía justicia. De ellos dependía.

Una segunda parte trepidante

Comenzaba de forma totalmente distinta la segunda mitad. El equipo canario se volcaba al ataque y remataba tres veces en menos de cinco minutos a puerta. En las tres, Cristian paró sin problemas. Los maños, por su parte, lo hacían dos veces por medio de Puado y una más Atienza, que la enviaba al palo. Las ocasiones de los visitantes habían sido más claras, pero el resultado no se movía.

La más clara llegaría en el 55. Vallés regalaba un balón a Kagawa que se quedaba solo ante él. Decidía regatearle, pero conseguía reaccionar el guardameta y le rebañaba el balón perfectamente, lo que evitaba el 0-1 en el marcador. Los blanquillos, vestidos de rojo, estaban mejor que su rival, pero este seguía jugando sus cartas sin desesperar. De hecho, en el minuto 62, Kirian remataba solo y Cristian volvía a desbaratar los planes canarios.

A falta de 20 minutos podía volver a poner el 0-1 el Real Zaragoza. Álex Blanco se quedaba solo, y cuando daba el balón a Puado, aparecía un defensa local para cortar el último pase. El conjunto de Gran Canaria quería intercambiar golpes, y tenía tres más para adelantarse. Primero tras una gran jugada de Pedri que termina en córner, otra tras un fallo en la salida de Álvarez y la tercera al sacar mal el balón Raúl Guti. En esta, el cancerbero argentino tenía que emplearse a fondo para que el balón no terminase en el fondo de la portería.

Pero había mucho en juego todavía. En el minuto 80, un penalti de Mantovani sobre Luis Suárez dejaba la oportunidad de adelantarse otra vez a los de la capital aragonesa. Era Javi Ros el encargado de lanzarlo y, esta vez, de transformarlo. La locura estallaba en el banquillo zaragocista, pero eran conscientes de que quedaban diez minutos vitales.

Podía poner el 1-1 Kirian, y el 0-2 también tuvo la ocasión de hacerlo Álex Blanco, pero el balón se fue a córner. Iba muriendo el partido, controlado en los últimos compases por el Real Zaragoza, hasta que el árbitro decretó oficialmente el final del encuentro. La victoria en Gran Canaria era un golpe de autoridad.

Los blanquillos suman tres puntos de oro que les acercan más al ascenso directo. La brecha con el séptimo clasificado se abre un poco más y los aragoneses se asientan en playoff. El objetivo está un poco más cerca y la confianza y la moral se dispara en la plantilla zaragocista.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
El Real Zaragoza desperdicia su última oportunidad de ascenso directo en un partido vergonzoso

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies