Unas 3.000 personas claman en Andorra por una transición justa “también para los trabajadores”

Los sindicatos reclaman que se aclare el futuro de los trabajadores. Foto: Twitter CCOO Aragón

La localidad turolense de Andorra ha sido el epicentro de todas las miradas este sábado en Aragón. Entre 3.000 y 4.000 personas según los sindicatos convocantes han acudido a la movilización organizada en la zona para reclamar una transición justa para los trabajadores de la Central Térmica de Andorra, cuyo cierre está previsto para el próximo 30 de junio. La organización ha calificado el evento como “positivo” y “un éxito” y han adelantado su intención de realizar nuevos actos reivindicativos en el futuro.

“Estamos a cinco meses del cierre de la central y no tenemos nada claro porque no hay nada: muchos planes, mucha promesas de Endesa y del Gobierno central, pero no hay nada en claro. Pedimos que se concrete algo, que nos den un margen para que la gente no vaya al paro, porque si se va al paro ya se acabó todo”, ha manifestado el secretario general de la Unión Comarca de CCOO en Andorra, Antonio Jiménez.

Por su parte, el presidente del comité de empresa de la Térmica, Hilario Mombiela, ha expresado que “hemos sido claros y concisos en el mensaje que queríamos lanzar, y esperemos que nuestro grito llegue al ministerio o a la vicepresidencia, porque ahora va a ser vicepresidencia, y se ponga en marcha este convenio de transición justa que tanto necesitamos”. “Ante todo, que nadie se quede en paro y se tenga que marchar del pueblo, porque los que se marchan, luego no vuelven”, ha lamentado.

Asimismo, los sindicatos confían en que estas reivindicaciones no caigan en saco roto: “no sé si servirá de algo, pero por lo menos visualizamos el problema y es un punto de partida, no es un final. A partir de aquí habrá más reivindicaciones de otro tipo, de la manera en la que consensuemos los agentes que hemos convocado esta movilización. Lo que está claro es que esto no termina aquí”, ha sentenciado Jiménez.

En este sentido, Mombiela ha expresado que “tenemos esperanza, porque ya tenemos un Gobierno formado, que hasta ahora no lo teníamos, y vemos que también le da importancia a la transición ecológica nombrando una vicepresidencia a cargo de la ministra Ribera, que ya conoce de primera mano toda la problemática que tenemos en esta zona”. “Entonces esperemos que lo antes posible el Gobierno empiece a funcionar y a trabajar ya con este convenio de transición justa lo antes posible, porque el tiempo se acaba y nos quedan cuatro o cinco meses para que la central cierre definitivamente”, ha apuntado.

Según ha avanzado Jiménez, “tenemos previsto hacer una movilización conjunta en Madrid, con las demás centrales que cierran, hacer algo en Zaragoza, hacer algo en Teruel, hacer presiones de cualquier tipo para que día a día se acuerden de que aquí hay muchas familias que pueden quedar en paro”.

“Al final la gente se olvida del día a día de las personas que tiene que comer, porque los hijos de los trabajadores tienen que comer día a día y no podemos esperar a que la “transición justa” como la llamó la ministra Ribera, se firme en septiembre de este año. ¿Qué hacemos? ¿Nos quedamos hibernando en una cueva hasta que se firme la transición justa? ¿Y no comemos, no compramos zapatillas, no compramos libros para ir al colegio? Eso es a lo que nos referimos, que es muy fácil sobre el papel pero al final el día a día es otro”, ha sentenciado.

La movilización, que según fuentes de la Policía Nacional ha congregado a unos 1.500 participantes, ha contado también con la presencia de prácticamente todo el arco parlamentario del Gobierno autonómico, con representantes de PP, PSOE, CHA, Izquierda Unida o el PAR, además de Teruel Existe.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies