Sánchez consigue ser investido presidente para formar un Gobierno con Unidas Podemos

Pedro Sánchez, felicitado por sus diputados en el escaño | Foto: Congreso

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, logró este martes ser investido presidente del Gobierno por el Congreso de los Diputados, al conseguir en segunda votación la mayoría simple necesaria con 167 síes y 165 noes, además de 18 abstenciones.

La presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, fue la encargada de dar a conocer el resultado al terminar la votación y de proclamar formalmente a Sánchez como nuevo presidente del Gobierno, antes de anunciar que en las próximas horas dará traslado de la decisión al rey Felipe VI.

Sánchez superó así el debate de investidura que la Cámara Baja ha celebrado desde el pasado sábado y en cuya primera votación fracasó el domingo con 166 votos a favor, 165 en contra y 18 abstenciones por no alcanzar la mayoría absoluta de 176 escaños.

Tal y como establece el artículo 99.3 de la Constitución, el Pleno del Congreso celebró este martes una segunda votación a las 48 horas de la celebrada el domingo en la que Sánchez sí consiguió ser investido jefe del Ejecutivo al ser suficiente con mayoría simple de un voto a favor más que en contra.

Esta vez, Sánchez logró sin sorpresas 167 síes gracias a los 120 diputados del PSOE, 35 de Unidas Podemos, 6 del PNV, 2 de Más País, 1 de Comprómís, 1 de Nueva Canaria, 1 del BNG y 1 de Teruel Existe. Esta vez recibió un voto favorable más gracias a la asistencia de la diputada morada Aina Vidal, que el domingo faltó por encontrarse enferma como consecuencia de un cáncer a sus 34 años.

En contra de la investidura de Sánchez votaron los 88 parlamentarios del PP, 52 de Vox, 10 de Ciudadanos, 8 de Junts, 2 de Navarra Suma, 2 de la CUP, 1 de Coalición Canaria, 1 de Foro de Asturias y 1 del Partido Regionalista de Cantabria.

Asimismo, se abstuvieron los 13 representantes de ERC y 5 de EH Bildu, imprescindibles para que Sánchez sacara adelante la investidura con mayoría simple.

VOTACIÓN SIN SORPRESAS

La votación de este martes comenzó sobre las dos de la tarde después de que finalizaran las intervenciones de todos los grupos parlamentarios, que tuvieron cinco minutos de tiempo cada uno para responder a un breve discurso inicial de Pedro Sánchez en el que volvió a pedir la confianza de la Cámara Baja tras el fracaso del domingo.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, explicó que la votación sería “pública por llamamiento” y solicitó a los diputados que dijeran de pie y en voz alta el sentido de su voto (sí, no o abstención) para que se escuchara bien, aunque los secretarios de la Mesa de la Cámara Baja se encargaron a continuación de repetirlo para evitar equívocos.

La votación comenzó por sorteo con la diputada del PSOE Dolores Narváez y prosiguió por orden alfabético con todo el hemiciclo. Los últimos en votar, como es habitual, fueron los miembros del Gobierno de España que tienen escaño y los integrantes de la Mesa del Congreso.

Tras ganar la votación y ser proclamado presidente, los parlamentarios del PSOE y Unidas Podemos dieron una sonora y larga ovación a Sánchez, quien permaneció durante cerca de media hora en los escaños saludando y recibiendo felicitaciones de sus compañeros. Al salir, afirmó a los periodistas sentirse “muy contento” de revalidar mandato al frente de La Moncloa para una nueva legislatura.

A LA TERCERA VA LA VENCIDA

Pedro Sánchez ha ganado un debate de investidura en su tercer intento tras las experiencias previas fallidas en marzo de 2016 y en julio de 2019. Hasta ahora, el dirigente socialista había perdido cinco votaciones en investiduras.

En 2016, cuando se presentó gracias a un pacto con Ciudadanos suscrito con Albert Rivera tras la negativa de Mariano Rajoy a concurrir a la investidura al carecer de los apoyos suficientes, la candidatura de Sánchez decayó con 131 votos a favor (PSOE, Cs y Coalición Canaria).

En 2019, Sánchez volvió a intentarlo el pasado verano tras las elecciones generales del 28 de abril pero logró un fuerte rechazo al no ser capaz de ponerse de acuerdo con Unidas Podemos, que acabó votando en contra para dar un resultado total de 219 noes.

Las derrotas de esas dos investiduras no valieron a Sánchez para obtener mandato parlamentario y llegar a La Moncloa pero sirvieron para activar el procedimiento contemplado en el artículo 99 de la Constitución y repetir elecciones generales meses después.

Ahora, al tercer intento y a la sexta votación Sánchez sí consigue los apoyos suficientes para ser investido y formar un gobierno junto a Unidas Podemos, gracias al pacto suscrito con Pablo Iglesias para que haya cinco ministros morados en La Moncloa.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies