La plena integración de Figueruelas al modelo PSA encumbra a 2019 como año récord en su historia

La planta zaragozana ha cerrado la temporada con una producción superior a los 470.000 ejemplares

Este 2019 ha resultado especialmente gratificante para la planta de Figueruelas de Opel España. Un año “récord”, a todas luces, que ha terminado encumbrando su palmarés final. Así las cosas, la sede zaragozana ha cerrado la temporada con una producción superior a los 470.000 ejemplares, una cifra “extraordinaria” que ha alzado al recientemente concluido ejercicio como el segundo mejor en toda su historia. Sin embargo, no es el hito cuantitativo el que más destacan desde la compañía, sino la capacidad que ha demostrado la planta para acometer una integración plena dentro del exigente modelo del grupo PSA, al que ahora pertenece.

El proceso transitorio del formato GM a PSA ha resultado ser la tarea “más compleja” para todos, reconoce el máximo representante de la Sección sindical de UGT de Opel, José Carlos Jimeno, quien además asegura que lo ha sido “tanto para los rangos de gerencia como para los mandos intermedios y resto de trabajadores”. Ambas formas de trabajar son “distintas” en múltiples sentidos, matiza, y “hemos tenido que acoplarnos” casi también en tiempo récord. Ha sido, en definitiva, un periodo de adaptación a “una cultura muy diferente a la hora de construir un vehículo”, que han sabido superar perfectamente.

El nivel de ensamblaje a esa nueva cultura ha sido tal que, en opinión de Jimeno, ha sido “ese” el verdadero origen de las saludables cifras de la planta. La consistente mimetización de formatos entre Figueruelas y PSA ni siquiera se verá trastocada por el recientemente anunciado acuerdo de fusión del grupo con el que va a ser su nuevo socio: Fiat Crysler. Jimeno cree que, de entrada, el movimiento influirá “positivamente”, pues mantenerse al compás de los nuevos tiempos, los nuevos mercados o las nuevas formas de producción siempre resultará “mejor” si viene haciéndose de la mano de un gran grupo automovilístico como es el caso del italoestadounidense.

Los propósitos para el entrante 2020 son asimismo igual de halagüeños para la planta zaragozana: seguir trabajando por los retos venideros. Eso sí, el representante sindical no ha querido despedir el año sin antes lanzar una reflexión “a interiorizar”. Si en poco más de un año Figueruelas ha logrado posicionarse en una situación tan “próspera” como la actual, ha sido gracias al consenso. Gracias a los acuerdos que llegaron a alcanzarse entonces. Esos acuerdos, ha zanjado Jimeno, “son los que nos han traído hasta aquí y, sin duda, los que garantizarán nuestro futuro”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies