El valle del Ebro lanza un SOS ante la situación crítica de la fruta dulce y la ganadería extensiva

El sector de la fruta de hueso ha perdido un 10% de los empleos desde el veto ruso de 2014

Varias organizaciones agrarias y ganaderas de todo el valle del Ebro han lanzado este jueves un mensaje de emergencia ante la “crítica” situación que están viviendo los sectores de la fruta de hueso y la ganadería extensiva en estas regiones. Una alarma producida por los bajos precios frutícolas y la presencia de oso y lobo en el Pirineo, y que se traduce en una frase directa: “Para un agricultor, un paquete de tabaco es más caro que una caja de 250 kilos de melocotones”.

En primer lugar, los representantes agrarios han expuesto la “ruinosa” situación de la fruta dulce de hueso, que ha perdido un 10% del empleo desde el veto ruso puesto en marcha en 2014 por “cuestiones políticas totalmente ajenas al campo”. “Las liquidaciones que recibimos están entre los 18 y los 20 céntimos por kilo, mientras que producir un kilo de melocotón cuesta entre 30 y 34 céntimos. Llevamos cinco años poniendo 14 céntimos/kilo de nuestro bolsillo”, ha resaltado el presidente de Asaja Lérida, Pere Roqué.

Todo ello, según el secretario general de Asaja Huesca, Ángel Samper, ha provocado la “ruina” de dos zonas de Aragón dedicadas a la fruta: Fraga y Calatayud. “También hay una zona en Teruel, el melocotón de Calanda, afectada. No hay alternativas. Son altamente profesionales. La falta de rigor política y de regulación de la cadena ha hecho que hablemos de un sector arruinado”, ha explicado.

Para contrarrestarlo, exigen “planes serios a nivel nacional”, como un Plan de Arranque Nacional para sacar del mercado unas 10.000 hectáreas en todo el país, además de tenerles en cuenta en las regulaciones. “Se nos dijo que teníamos que ser productores de fruta de hueso de toda Europa, e hicimos caso. Ahora se nos tiene que hacer caso. Si alguien plantea subir el SMI a 1.250 euros, nosotros no podremos contratar. A 18 céntimos/kilo no entra en ninguna cabeza”, ha mantenido Roqué.

Ganadería extensiva

En cuanto a la ganadería extensiva, la principal problemática que han puesto sobre la mesa es la presencia de oso y lobo en el Pirineo, introducidos, han calificado, “de una manera irresponsable” y “a espaldas del ganadero”, tratándolo “de forma humillante”. “La culpa es del oso que está en un sofá y decide soltar un oso en el campo. Ese es el verdadero culpable”, ha enfatizado el presidente de Asaja Lérida.

Además, también han reclamado que se tenga en cuenta todo lo que genera este sector en el campo y en el territorio, en contra de proclamas de asociaciones ecologistas. “La ganadería extensiva provoca un 4% de las emisiones, y tiene una capacidad de mitigación y adaptación. Gracias al pastoreo, gran parte de los gases son captados por los cultivos y llevados al suelo. También genera biodiversidad, una defensa natural contra incendios, una actividad económica sostenible”, ha destacado el gerente de UAGN, Iñaki Mendioroz, concluyendo que “si alguien se queja de los pedos de las vacas como causantes del cambio climático, se está equivocando”.

Por todos estos motivos, las asociaciones agrarias ya están preparando un intenso calendario de movilizaciones para el próximo año, que se anunciarán a partir de febrero, siempre “construyendo una sociedad mejor con alimentos sanos”. “Queremos apoyar a los que gobiernan, siempre y cuando respondan al medio rural, y no lo están haciendo”, ha expuesto.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies