Luis Iribarren Betés / Licenciado en Derecho

Almanaque del Pirineo 2020, 2

Luis Iribarren

El almanaque correspondiente a 1975-85 contiene hechos que están en la memoria perdida o disco duro de todos, pero se han olvidado.

Incluso las noticias de prensa seria tienen un componente amarillo, de estar de moda y decaer. Es lo que debería pasar, pero no pasa por intereses diversos, respecto de la organización territorial de España y el tema “nuevas fronteras”.

Si revisamos el decenio objeto de revisión del almanaque, hay que tirar de mucha memoria para recordar el boom de interés por el Pirineo en toda Europa que supuso la noticia hinchada del hallazgo de gas en el Serrablo –actual pantano-depósito de gas regulador de precios-.

También, pero perviven sus efectos, la certeza de las consecuencias de las primeras emisiones de lindano vertidas en el Gállego por Inquinosa –que atestiguó la condición de India que tenía España para Europa, sede de lo que otros no querían en términos de industria química-.

Lo mismo en el caso de los fusilamientos virtuales de Abena, el reparto de carnés del PCE en Huesca patrocinado por Durán Gudiol con aquel obispo Osés que no hubiera sido designado por la dupla Rouco-Woytila.

Moracho el vallista montisonense, origen de la cantera aragonesa deportiva. El Zaragoza de los zaraguayos, los éxitos deportivos de CAI y Huesca la Magia. Entre todas, la Universiada de Jaca que comenzó el 24 de febrero de 1981 y pudo perfectamente no celebrarse con participación soviética ni del resto de países del Este.

En Zaragoza, se tiene el pasado insertado en el presente de las ordenanzas de incendio más rigurosas del Estado por mor del incendio del Corona.

Pero lo que más pervive en la montaña, en cuanto a memoria de ese periodo, es la caravana de mujeres de Plan. Ese primer intento de laminación de la despoblación o intento de surgimiento de nuevas familias en Val de Chistau.

Tuvo renombre y alcance internacional, coincidiendo en el tiempo con la eclosión de Mecano, Dire Straits y el after punk, atrayendo a las primeras desempleadas sectoriales urbanas afectadas por la finalización del derecho al trabajo fijo del Fuero de los Trabajadores, golpe moral asestado por Boyer.

El autobús se llenó de las primeras reconvertidas…

Apenas hubo éxito en el intento. No hubo adaptación a una vida que no tenía los componentes de confort que cuentan en nuestros días el común de los municipios: especialmente en Huesca, la banda ancha universal.

No supieron a lo que iban ni las largas sombras que las acogerían después de salir en la tele y contar sus historias como si de unas tronistas de Telecinco se tratara. Plan abrió el camino hacia las mamachicho, el Sálvame de Luxe pero también fue un experimento sociológico en pequeña escala a tener en cuenta.

Aunque el oficio de mujer de ganadero se esté perdiendo con el segundo y ahora sean emprendedoras turísticas quienes se radiquen, pero con la misma estructura catastral y de registro, la de denegarte a ti avales para cambiar tu vida pero podérselos conceder a quienes utilizan el territorio como su feudo.

En el medio rural, sus permanentes habitantes aún perciben como un fracaso que sus hijos no estudien y se vayan. Es lo primero que dicen cuando se quejan, relativo a su agravio con el medio urbano: el coste que les suponen matrículas y alquileres. Sin retorno, según lo ven.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies