El Casademont da un importante paso en Europa al vencer con sufrimiento al Besiktas (80-73)

El Casademont se coloca con cinco victorias y cuatro derrotas en Europa. Foto: Basket Zaragoza

Pudo el Casademont Zaragoza con el Besiktas turco en el Pabellón Príncipe Felipe. Lo hizo con sufrimiento y sin poder resolver con claridad hasta los últimos instantes. Los de Porfirio Fisac, de esta forma, se colocan en Basketball Champions League con cinco victorias y cuatro derrotas. El objetivo de colarse entre los cuatro primeros se acerca tras un triunfo que se antojaba vital.

Saltaba a la pista el Casademont Zaragoza consciente de que, de no obtener una victoria, se podía complicar en demasía la clasificación en Champions. Al comienzo de la jornada ocupaba la quinta posición, y de acabar así conllevaba la eliminación. Por eso era fundamental vencer al Besiktas, teórico favorito y penúltimo en la práctica. Hlinason, Enis, Alocén, Brussino y Barreiro salían de inicio para liderar el encuentro.

Se encontraban más cómodos los hombres de Porfirio Fisac sobre la cancha. En el primer cuarto estuvieron prácticamente en todo momento por delante en el electrónico, aunque los turcos no se iban a rendir. Sin embargo, la distancia se iba reduciendo conforme pasaban los minutos, y a pesar de haberse puesto con ocho puntos de renta, a falta de un minuto solo había tres. Con solo uno de diferencia se llegaba al final del primer cuarto.

El Besiktas, con un parcial de 2-13, daba la vuelta completamente al partido en el Príncipe Felipe. A falta de poco más de dos minutos el marcador reflejaba 35-39, y había que mejorar mucho. Podía volver a marcar territorio el Casademont antes del descanso para lograr un marcador más favorable. No hacían los deberes los locales y el resultado era de 37-44 en el entretiempo.

Mucho tenía que mejorar el Casademont Zaragoza si quería ganar y contar con opciones de clasificarse a la siguiente ronda de la Champions. Evidentemente, no es el mismo equipo el que compite en Europa que en ACB. La defensa, muy endeble, hacía demasiadas concesiones al Besiktas, penúltimo clasificado de grupo. Era necesario un lavado de cara después del descanso y Porfi Fisac era el que debía hacer esa inyección de energía.

Se veía algo de reacción, principalmente en defensa, en los compases finales del penúltimo cuarto. Se adelantaba cuatro arriba a falta de dos minutos, algo que, sin tener ningún valor en vista de lo que faltaba de partido, podía dar cierta moral a los aragoneses. Finalmente solo fueron tres, los suficientes para demostrar que se habían metido de nuevo en el partido y para empezar el último envite con una pequeña ventaja.

Supo mantener esa pequeña reacción para seguir por delante del Besiktas y poder empezar a pensar de verdad en la victoria. Ennis fue una pieza clave de nuevo, y aunque el resultado final fuese de 80-73, se había sufrido para lograrlo. El triunfo era vital para mantener una posición en la primera mitad de la clasificación europea. A pesar de haber tardado mucho en resolver, demasiado, el Casademont cumplió con su obligación. El próximo sábado, el Unicaja medirá las fuerzas de los zaragozanos, que podrán confirmar su gran estado de forma en Liga Endesa.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies