Zaragoza cumple veinte años siendo embajadora de la Cultura de la Paz de la Unesco

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha clausurado el acto

La ciudad de Zaragoza ha celebrado hoy sus dos décadas como Sitio Emblemático de la Cultura de la Paz, título concedido por la Unesco en 1999. El acto, celebrado en el Ayuntamiento zaragozano, ha servido para que diversas personalidades tanto del gobierno municipal como de la organización de las Naciones Unidas pusieran en valor la paz como elemento indispensable en las relaciones sociales y culturales.

Con figuras aragonesas como Manuel Ramírez, Jesús María Alemany o José Atarés en el recuerdo, el representante de Unesco en Aragón en 1999 y político socialista, Javier Fernández López, ha rememorado el camino que hubo que recorrer hasta que Zaragoza obtuvo esta titulación, destacando este hito como un logro “fruto de la colaboración” a todos los niveles.

Una de estas entidades colaboradoras es el Seminario de Investigación para la Paz, nacido en 1984. Su actual presidenta, Carmen Magallón, ha manifestado que “veinte años después, a Zaragoza nos toca estar a la altura del título que se nos otorgó”, a la par que ha señalado que “toda acción necesita un impulso” para empezar a florecer, destacando la importancia del evento organizado con motivo del vigésimo aniversario.

El acto ha contado también con la presencia del que fuera director general de la Unesco a finales del pasado siglo (1987-1999), Federico Mayor Zaragoza, que también fue ministro de Educación y Ciencia entre 1981 y 1982. Mayor Zaragoza ha señalado que “tenemos el deber de recordar el sufrimiento y los desgarros que conlleva para valorar la paz, que es fruto de la justicia y del progreso de los pueblos”.

“La cultura de paz es la cultura de compartir mejor, ya que es la clave de una nueva era en la que deben establecerse, a todas las escalas, nuevas prioridades y repartir mejor los frutos de progreso”, ha manifestado, a la par que ha dado la “bienvenida” a “los nuevos avances digitales en la comunicación, lo que permite, ha expresado, “que tengamos la oportunidad de incluir a los que hasta ahora estaban excluidos”.

Mayor Zaragoza también ha tenido palabras en su discurso para hablar de la crisis climática, respecto a lo que ha denunciado que “tenemos los diagnósticos, pero carecemos de tratamientos”, por lo que ha llamado a actuar “antes de alcanzar puntos de no retorno”. “Paz en cada lugar”, ha proclamado, agradeciendo a Zaragoza y su consistorio que “esté trabajando en afianzar los pilares sobre los que hay que construir el porvenir”.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Jorge Azcón, ha clausurado el acto expresando que “la paz no es solo la ausencia de armas, sino que es fruto de la justicia y debe ser la aspiración última de los Derechos Humanos”. “Como alcalde, expreso mi total determinación para trabajar por extender esta cultura de paz entre nuestros vecinos”, ha afirmado, apelando al papel de los ciudadanos para “desarrollar mentalidades cosmopolitas”, un asunto en el que, ha concluido, “deseo que Zaragoza esté a la vanguardia”.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Rechazada la propuesta de ZeC para paralizar el nuevo hospital privado de Zaragoza

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies