El Real Zaragoza reduce su deuda por quinto año seguido y la sitúa en 79,6 millones

El club ha logrado reducir la deuda por quinto año consecutivo

La Junta General de Accionistas ha arrojado resultados positivos, dentro de la situación que continúa siendo dramática, para el Real Zaragoza. El conjunto aragonés ha presentado y aprobado por unanimidad sus cuentas anuales, que conforman el quinto año seguido en el que logra reducir su deuda neta. A día de hoy se sitúa en 79,6 millones de euros, frente a los 106 que se alcanzaron en la temporada 2013-2014.

Supone una reducción de 1,8 millones de euros respecto al pasado ejercicio, aproximadamente la cifra que viene logrando eliminar periódicamente de la que todavía es una enorme losa para las arcas blanquillas. Situación evidentemente agravada por la permanente estancia en la categoría de plata del fútbol español, con unos ingresos ínfimos respecto a lo que obtienen los clubes en Primera División.

De hecho, hasta el final de la pasada campaña dicha deuda se ha reducido en 26,8 millones de euros, es decir, un 25%. De estos más de 79, 26,6 corresponden al concurso de acreedores; 19,1 a la Agencia Tributaria y Seguridad Social; 18,7 a la Fundación Zaragoza 2032; 7,6 a bancos; 3,7 a la Liga de Fútbol Profesional y 3,8 en el concepto de “otros”.

La reducción ha ido acompañada de lograr beneficios en las cuentas, de 1,7 millones de euros en el presentado ejercicio 18-19. El Real Zaragoza, tras siete años consecutivos registrando pérdidas, ha conseguido acumular cinco seguidos con un saldo positivo total de 13,4 millones de euros en el periodo comprendido entre 2014 y 2019.

Otras de las cifras positivas significativas son el incremento del 87% de la cifra de negocio desde que la Fundación Zaragoza 2032 entró a formar parte de la propiedad. También que la entidad es capaz de generar beneficios de explotación de cerca de 3 millones de euros.

Necesario ascenso

El encargado de valorar la situación minutos después de finalizar la Junta ha sido el presidente del Real Zaragoza, Christian Lapetra. El mandatario ha reconocido que los ingresos “no son suficientes para hacer frente a la amortización de la deuda” y que en Segunda “es imposible amortizarlos en los plazos que dan las administraciones”, por lo que tendrán la obligación de seguir “vendiendo activos”, es decir, futbolistas, para asegurar la “pervivencia del club”.

Eso o, como vía más rápida, el ansiado ascenso. Lapetra ha admitido que han conseguido durante estos años “organizar el negocio”, importante de cara a la imagen del club en el exterior para obtener nuevas posibilidades de financiación. Aun así, “el club sigue estando cogido con alfileres” de cara a poder hacer frente a los pagos tanto procedentes del convenio de acreedores como el convenio singular con Hacienda. “Lo que nos acercaría a una financiación sine die importante es la Primera División pero para eso tenemos que ganárnosla en el campo”, ha matizado.

Por su parte, el mandatario ha explicado que “no está prevista una ampliación de capital por parte de los actuales propietarios” ni tampoco una modificación accionarial en cuanto a entrada de nuevos inversores. En este sentido, ha recalcado que están abiertos a escuchar ofertas “siempre que sean serias, solventes y aseguren la supervivencia del club”, algo que, afirma, no está en estos momentos encima de la mesa: “Se nos acerca gente, pregunta, pero cuando continúas las conversaciones muchas se caen y otras no consideramos que sean solventes o beneficiosas”, ha manifestado, concluyendo que “tiene que ser solvente y no venir a especular en el club”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies