El juez absuelve a los jugadores del Levante-Zaragoza y condena a dos directivos del club aragonés

César Lendoiro y Javier Tebas trataron de reabrir el proceso

El juez ha absuelto a los 36 futbolistas acusados de corrupción deportiva por el presunto amaño del partido Levante-Real Zaragoza. Sin embargo, ha condenado a los directivos del club maño por un delito de falsedad en documento mercantil. De esta forma, tanto al expresidente Agapito Iglesias, como al directivo de la entidad Javier Porquera, se les impone un año y tres meses de prisión. Por su parte, Francisco Checa, otro responsable y único que continúa hoy en la entidad zaragocista, ha quedado absuelto.

El titular del Juzgado de lo Penal 7 de Valencia ha determinado que ambos acusados justificaron fraudulentamente la salida de 1.730.000 euros de las cuentas del Zaragoza con el pago de primas especiales a sus jugadores por lograr la permanencia en Primera División. En este sentido, considera que el pago de esas primas “no era real y se fingió para ocultar la salida del dinero ante la inminente declaración de concurso de acreedores de la entidad”.

Según el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana, el magistrado no encuentra pruebas de que el dinero fuera destinado a los jugadores del Levante por dejarse perder el partido disputado el 21 de mayo de 2011 entre ambos equipos. Rechaza por tanto de que ese encuentro fuese amañado.

El juicio comenzó el 3 de septiembre y, después de casi un mes y medio de declaraciones, acusaciones y diferentes versiones de los hechos en torno al Levante – Zaragoza de 2011, quedó visto para sentencia el pasado 18 de octubre. El juez ha dictado este  lunes la resolución sobre un proceso que había sido archivado, pero que el presidente de La Liga, Javier Tebas, junto con el expresidente del Deportivo de La Coruña, César Lendoiro, trataron por todos los medios de reabrir.

En total, había 41 acusados por el supuesto amaño del partido, además del Real Zaragoza como entidad jurídica. Para cada uno de ellos pedían dos años de cárcel, seis de inhabilitación y casi tres millones y medio de euros de multa. Para el Real Zaragoza como institución también solicitaban una multa de un millón de euros. Por su parte, las defensas solicitaban la absolución de cada uno de los implicados.

Antecedentes del caso

Fue Tebas en su etapa en la vicepresidencia de LaLiga por marzo de 2013 el que denunció los hechos en 2013, dos años después del encuentro ante la Brigada de Blanqueo de Capitales al ser conocedor de los hechos por un supuesto cliente de su despacho. Por ello las defensas basaron su argumento principal en la petición de nulidad del juicio al tratarse de un proceso que partía, según su criterio, “de un supuesto ilícito por la vulneración del secreto profesional por parte de Javier Tebas”. Por eso, solicitaron la absolución de sus clientes.

La jueza de Instrucción, Isabel Rodríguez, llegó a sobreseer y archivar el caso al no poder acreditar ningún tipo de delito. Sin embargo, la Audiencia Provincial de Valencia ordenó después la reapertura de la investigación.

Las declaraciones

El presidente de LaLiga, Javier Tebas, fue el primero en declarar el pasado mes de septiembre. Explicó que conoció lo ocurrido porque Lendoiro “le llamo para advertirle”.

El informe del abogado del Real Zaragoza presentado en el juicio refleja que “no existe ninguna prueba de que se haya producido el amaño”, y acusa a Tebas de “inventarse” su versión. Además, considera que su declaración “carece de credibilidad”. Según explica, el presidente de la Liga de Fútbol Profesional “tiene tendencia a mentir”, por eso “se ha inventado” que el dinero terminó “en manos de los jugadores del Levante”.

“Jamás he recibido ninguna prima en efectivo en el Real Zaragoza ni en ninguno de los otros clubes en los que he estado”. Así de contundente fue Ander Herrera cuando declaró en el macrojuicio.

Por su parte, Gabi Fernández, una de las piezas clave de la investigación por los recibís, afirmó que el documento lo firmó el 1 de junio. Gabi entendió que el término efectivo hace referencia a “hacer efectivo el pago”, no a la forma de ejecutarse. De hecho, aseguró sentirse engañado por el club por utilizarle para justificar la salida de 765.000 euros del club.

Javier Aguirre también fue claro. “No hay posibilidad de amaño. Cero. No hay manera”, ha asegurado el entrenador. Achaca su imputación a “un exceso de confianza” por haber “firmado papeles en blanco”. Además, también negó que recibiese ninguna prima, a pesar de que Agapito le hace la propuesta.

Las respuestas de los jugadores han sido muy unidireccionales. Paolo Da Silva, Leo Ponzio, Mauricio Lanzaro, Jorge López, Braulio Nóbrega, Carlos Diogo y Toni Doblas negaron también haber recibido dinero en efectivo. Lo único que reconocieron es la devolución al club una cantidad de dinero que les habían ingresado previamente por error.

En la cuarta jornada del juicio por el Levante – Zaragoza de 2011, los futbolistas locales negaron cualquier tipo de pacto para que los aragoneses sacaran los tres puntos. Es más, Wellington recordó que remató un balón al poste en los últimos minutos del partido. “Yo quería meter gol, no iba a tirar para afuera”. Además, reconoció que los defensas del conjunto blanquillo tuvieron una actitud “leñera” en el terreno de juego.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies