Informe PISA 2018, ¿y ahora qué?

El estudio constata grandes diferencias entre los estudiantes del norte y sur de España

El informe PISA 2018 deja diversidad de sensaciones en el ámbito educativo español. Opiniones a favor o en contra se desgranarán en los próximos días: algunas con intereses partidistas o económicos. Seguramente la mayoría de las reflexiones emitidas, después del adecuado filtraje crítico que deberíamos realizar ante un tema clave como lo es la educación, nos ayudarán a valorar el panorama o la «foto fija» que este informe, preliminar, nos aporta. A continuación, la pregunta recurrente cada vez que hay algún estudio de estas características es: ¿y ahora qué?

Aunque en Aragón los datos reflejan el esfuerzo de los centros educativos, al estar por encima de la media española, los resultados en la Comunidad de Aragón y en la totalidad de España no alcanzan las expectativas. Al contrario, España retrocede: «logra 481 puntos en Matemáticas (cinco menos que en el estudio anterior, de 2015) y 483 en Ciencias (10 menos»). Los resultados relacionados con las competencias de Lectura se aplazan para una revisión técnica del proceso. Ahora bien, ¿cuáles son las causas que han originado estos resultados?, ¿será factible realizar reflexiones pertinentes, oportunas y necesarias dejando al margen la politización partidista de la Educación?, ¿los centros educativos incorporarán, mejorarán o fortalecerán acciones para avanzar en la mejora de los resultados?, ¿cuáles serán las acciones concretas que se realizarán en innovación educativa y el apoyo público o privado para las mejoras en el sistema educativo?

PISA 2018 es un informe que requiere tiempo y profundidad de análisis para valorar y poner en contexto los puntos fuertes, débiles, las oportunidades y las amenazas de nuestro sistema educativo en un marco de referencia local, nacional, europeo e internacional. Puntos fuertes de nuestro estudiantado, comparado con los países que integran la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), señalados por el equipo que ha desarrollado el informe: informan con mayor frecuencia el acoso (bullying); se muestran satisfechos con su vida; los sentimientos positivos son más frecuentes que los negativos; mayor pertenencia hacia su centro educativo. Cuestiones iniciales que requieren atención inmediata: distinguir entre hecho y opinión (solo uno de cada diez estudiantes procedentes de los países de la OCDE sabe la diferencia); la lectura es necesaria para cuestiones prácticas y no por el placer de la lectura; un 5% de media en la OCDE considera la lectura como una «pérdida de tiempo».

La diversidad de opiniones y percepciones que se publicarán sobre este informe tendrían que ser de interés en primer lugar para la comunidad que integran los centros educativos. En cada ecosistema educativo se podrá valorar el alcance y la repercusión de estos datos. Hacer una valoración objetiva de la situación y poner en valor los puntos fuertes es el mejor punto de partida para identificar proyectos educativos eficaces. Recomendable, abordar su lectura y realizar un análisis con la perspectiva de identificar mejoras.

Punto de partida, conocer el informe: ¿quiénes participan y cómo se realiza el informe PISA? Población objetivo: estudiantes de 79 países. Participaron: 600 000 estudiantes que representan a un total de 32 millones. Participaron en este estudio jóvenes entre 15 años 3 meses y 16 años 2 meses, y al menos con 6 años dentro del sistema educativo. En España la mayoría de los participantes de las pruebas que se realizan para el informe están en el curso de Educación Secundaria Obligatoria (4.º ESO). A partir de este contexto hay que valorar las reflexiones que a favor o en contra se hagan de los resultados obtenidos. Tampoco perder de vista qué pretende medir PISA: identificar en los jóvenes qué «conocen y saben hacer, aplicando sus conocimientos a una variedad de entornos y contextos, al final de su etapa educativa obligatoria». Es decir, con los resultados obtenidos sería más pertinente visualizar estrategias eficaces y eficientes para fortalecer los puntos fuertes, transformar las debilidades y avanzar en la mejora del sistema educativo.

Países que participan en PISA 2018

Fuente: Informe PISA 2018. Ministerio de Educación y Formación Profesional (España).

 

PISA. «PISA (Programme for International Student Assessment, Programa para la Evaluación Internacional de Estudiantes) es un estudio de evaluación internacional, promovido por la OCDE y los países participantes, que intenta responder a una necesidad común a todos los sistemas educativos actuales: delimitar, describir y explicar lo que los jóvenes de 15 años, que ejercerán en poco tiempo después sus derechos como ciudadanos, conocen y saben hacer, aplicando sus conocimientos a una variedad de entornos y contextos, al final de su etapa educativa obligatoria».

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies