El programa VAI de Atades cumple cinco años ayudando a independizarse a personas con discapacidad

Los participantes del programa realizan por sí mismos todas las tareas del hogar

Con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad, Atades ha querido mostrar uno de sus proyectos para favorecer la autonomía de las personas con discapacidad intelectual. Se trata del proyecto VAI (Vida Autónoma e Inclusión), que ayuda a estas personas a independizarse y mantener su propio hogar, una iniciativa que cumple cinco años y que actualmente cuenta con seis pisos donde viven once personas.

Iván tiene 38 años y es una de ellas. Vivía en su pueblo con su madre y, cuando ella falleció, se trasladó a Zaragoza para vivir con sus hermanos. Ahora, comparte el piso con un compañero y reconoce que “nos apañamos bien”. Ambos llevan todas las gestiones domésticas de una casa: las comidas, las compras, el dinero y la realización de las tareas del hogar –de hecho, confiesa entre risas que la labor que más le gusta es la limpieza- y por las tardes sacan tiempo también para hacer deporte. Para Iván, la iniciativa VAI ha supuesto “saber que puede vivir solo” y admite “estar contento”. Su compañero de piso ya tiene un empleo y él espera encontrarlo muy pronto.

Estas personas se encuentran tuteadas por la coordinadora de VAI, Tamara Clos, que ha definido la iniciativa como “un conjunto de apoyos, de personas coordinadas, profesionalidad, ilusión, confianza, empatía, superación, y cariño”. En este sentido, ha afirmado que “la formación, la compañía, la escucha y el diálogo son claves para que este proyecto aporte calidad de vida y bienestar” a todos aquellos que participan en él.

Según ha explicado el director de Proyectos y Servicios de Atades, José Ramón Roldán, el proyecto nació en 2013 en colaboración con la facultad de Trabajo Social de la Universidad de Zaragoza “por el ansia y las ganas de crear servicios de cara a mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual y sus familias”. A raíz del estudio realizado, continúa, “definimos los objetivos, los indicadores y los recursos necesarios, la metodología y el equipo de trabajo”.

Después, la propia asociación seleccionó un conjunto de chicos y chicas “con un nivel de autonomía alto y susceptibles de este servicio” y les ofreció formación y orientación. “Vimos sus necesidades, hablamos con la familia y vimos que era la opción ideal, mejor que una residencia, que está enfocada a otro tipo de personas”, recuerda Roldán. Según expresa, el proyecto VAI les ofrece “autonomía, ganas de crecer y unos itinerarios individualizados, que es la clave del éxito de este servicio: a cada persona se le define un plan individualizado de atención, que marca qué tipo de ayudas y apoyos requiere”.

Para el presidente de Atades, Jesús Soto, con el proyecto Vida Autónoma e Inclusión “buscamos que los chicos puedan llevar una vida normalizada dentro de la sociedad, se les enseña cómo desenvolverse en la vida diaria: cómo comprar, cómo limpiar la casa o cómo cocinar”, ya que “ellos se hacen todo”. “Es un programa muy interesante porque la máxima aspiración de toda persona es independizarse e irse a su propia casa”.

Según ha explicado Soto, en Zaragoza actualmente hay 11 personas distribuidas en 6 pisos (dos personas por piso y en uno de ellos actualmente vive una sola persona). En 2018 se tuvo a 43 usuarios en formación y este año el número se ha elevado a 49, por lo que “hay gente aspirante que se está formando”, de manera que esperan ampliar el programa “conforme se vaya pudiendo, sin prisa pero sin pausa”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies