¿Estamos perdiendo el oremus?

La expresión PERDER EL OREMUS viene de cuando el sacerdote celebraba la misa en latín, extendía los brazos con las palmas hacia arriba, y además leía. El libro tenía unas pestañas que facilitaban el paso rápido de las hojas, pestañas que recibían el nombre de OREMUS. A veces ocurría que, al pasar las hojas, el oficiante se hacía un lío de pestaña y muy señor mío. De ahí viene PERDER EL OREMUS.

Los lectores de más edad seguramente adquirieron la costumbre de LEER EN CLASE EN VOZ ALTA, con entonación y sentido. Cuando el maestro nombraba a un alumno, éste, sin perder un segundo, debía continuar la lectura en el punto que el anterior la dejó.

A tenor de lo dicho, ¿recuerda el lector (o adivina) qué decía a veces aquél venerable maestro a quien, por falta de atención, perdía el hilo de la lectura?

Si no encuentras la solución PULSA AQUÍ

Fulanito, ¡has perdido el oremus!

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies