El Rastrillo Solidario de Fraternidad Sin Fronteras recauda fondos para niños y familias refugiadas

La cita es este domingo, 1 de diciembre, en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, en la calle de Monasterio de Poblet

Proporcionar material de primera necesidad (comida, higiene, calzado y medicinas, vacunas, hospitalizaciones y escolarización) a 500 niños refugiados y sus familias. Es el proyecto al que se destinará la recaudación de la nueva edición del Rastrillo Solidario de Fraternidad Sin Fronteras. Se trata del Proyecto “Esos”, una iniciativa para la que la ONG necesita un total de 4.890 euros, y que compartirá fecha y lugar con la otra iniciativa que la entidad zaragozana realiza cada año por estas fechas: el Proyecto Pinocho, un rastrillo solidario de juguetes cuya recaudación se destina, íntegramente, a las acciones que la ONG desarrolla en materia de infancia en Zaragoza. Ambos eventos abrirán sus puertas este domingo, 1 de diciembre, en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, en la calle de Monasterio de Poblet.

Fraternidad Sin Fronteras ha puesto el nombre de “Esos” a su proyecto porque “esos”, explican, son aquellos a los que la sociedad se refiere con indiferencia o desprecio. “Esos son a los que no se quiere mirar o a los que se culpabiliza”, lamentan desde la entidad. Pues en esta nueva ocasión, Fraternidad Sin Fronteras quiere volver a estar con los que no le importan a casi nadie, quiere estar al lado de “esos”. El Rastrillo de esta ONG, que es ya una cita obligada dentro del calendario solidario de la capital aragonesa, se celebrará del 1 al 4 de diciembre, en horario de 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 20.30 horas.

La falta de planificación en la gestión del trasvase de personas desde las islas griegas o los squats a los campos, genera retrasos en el registro de cientos de ellas en los campos, por lo cual no tienen derecho a comida ni material básico. Casi dos tercios de las personas refugiadas son niños. En concreto, en Larissa, hay unos 400 niños dentro del campo, muchos de ellos bebés. En Lavrios hay cerca de 400 niños. En Corintos hay casi mil niños que sobreviven en tiendas de campaña fuera del campo. En Eleonas son más de 200 niños junto a sus familias. En Malakasa, 300 niños están soportando junto a sus familias condiciones de vida inhumanas. Y, además, en las calles de Atenas sobreviven 1.200 niños en condiciones indignas.

Objetivo y presupuesto del Proyecto “Esos” 

Este nuevo proyecto busca disminuir las dosis de sufrimiento, de humillación, de desesperación a las que se somete a los niños refugiados y sus familias; ofrecer, en la medida de sus posibilidades y a través de Red SOS Refugiados Europa, asistencia y acompañamiento a los niños y sus familias; y “convertir la voz de nuestra conciencia en acciones, en hechos que construyan humanidad y confianza en los otros”. Y este Proyecto es una “pequeña gota en un océano”, dicen desde la entidad, “pero que unida a otras pequeñas gotas va a cambiar la vida a estos niños, y eso tiene un valor incalculable”, han destacado.

Para poder cumplir sus objetivos, Fraternidad Sin Fronteras ha calculado que necesitará un total de 4.890 euros. Por sectores, el presupuesto se reparte en 3.000 euros para comida fresca (pollo, verdura, vegetales, huevos, yogures, higaditos, leche infantil y pan); 590 euros para educación (material escolar de apoyo y un taller de cepillado de dientes); 600 euros para cuidados sanitarios (sarna Permetrina o White Spirit y traslados al hospital); y 700 euros para calzado infantil.

Proyecto Pinocho 

Por otro lado, Fraternidad Sin Fronteras vuelve a dar vida a una nueva edición del Proyecto Pinocho. Por sexto año, la entidad organizará este rastrillo solidario dedicado únicamente a la venta de juguetes. Se celebrará del 1 al 4 de diciembre, en horario de mañana y tarde, en concreto de 10.00 a 13.00 y de 17.00 a 20.30 horas, en la parroquia de Nuestra Señora de los Dolores, en la calle de Monasterio de Poblet, compartiendo así fecha y hora con el Rastrillo Solidario. La recaudación obtenida se destina íntegramente a cubrir las necesidades de los niños cuyas familias son atendidas por la ONG zaragozana.

Todavía hay tiempo para llevar artículos que se puedan vender tanto en el Rastrillo Solidario como en el Proyecto Pinocho. En el primer caso, se recogen todo tipo de materiales, excepto ropa usada; y en el caso del Proyecto Pinocho, se recogen libros y juguetes infantiles. El ambos casos, el último día para entregar productos es este miércoles, en horario de 17.00 a 19.00 horas, en la misma Parroquia de Nuestra Señora de los Dolores.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies