Lenguaje y normas

El aire de la atmósfera limita la velocidad de vuelo. ¿Quiere eso decir que en ausencia de aire el vuelo no conocería límites? No es así, son los límites que el aire impone los que hacen posible el vuelo. Con el lenguaje ocurre lo mismo, sin la ortografía nos moveríamos entre el leguaje como en una gran ciudad sin semáforos.
Todos conocemos las normas sobre el uso de la “z” y la “c” o las aplicamos intuitivamente gracias a la lectura y al uso. Pero hay algunas excepciones, palabras que según la gramática deberían escribirse con “c” y sin embargo se escriben con “z”.

1. ¿Recuerda el lector alguna de esas palabras?

2. ¿Y alguna que pueda escribirse a capricho, es decir, tanto con “c” como con “z”?

Si no encuentras la solución PULSA AQUÍ
1. Las palabras que se escriben con “z” cuando la gramática nos dice que deberían hacerlo con “c” suelen ser de origen extranjero, como:

Ezequiel, zen, kamikaze, nazi, zepelín, neozelandés, zigurat, Zeus, Zenón, Zenobia, buldózer (mucho mejor excavadora), etc.

2. Pan ázimo o pan ácimo; azimut o acimut; zénit o cénit; eczema o eccema; cebra o zebra (en desuso), etc.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Cuando “breve” no es lo que parece

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies