El mosquito tigre, las moscas negras y los partos prematuros, otros efectos del cambio climático

El exceso de calor y de frío también lo han atribuido al medio ambiente

La alerta del medio ambiente ha llegado de forma práctica a Zaragoza de la mano de la jornada “Adaptándonos al cambio climático”, en el edificio CIBA. Hasta el Centro de Investigación Biomédica de Zaragoza se ha desplazado Pilar Aparicio, directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación del Gobierno de España. Allí, la directiva de Sanidad ha desvelado una serie de efectos del cambio climático muy llamativos: el mosquito tigre, las moscas negras y los partos prematuros.

En primer lugar, “la crisis climática” produce que lleguen a España “mosquitos, moscas y elementos transmisores de enfermedades que antes no teníamos y ahora sí”. También ha mencionado las clásicas temperaturas extremas que se están dando en todo el país, aunque en el último verano no se ha podido apreciar en demasía. En España, los meses de junio, julio y agosto de 2019 únicamente variaron de media algo más de medio grado.

La propia Aparicio ha explicado el “importantísimo tema” de la salud y el cambio climático en cuanto a enfermedades. “Las enfermedades crónicas, cardiovasculares y respiratorias tienen que ver con el aire que respiramos”, ha introducido. Para ilustrar mejor la situación, ha comparado el aire con el agua, porque todo el mundo es consciente de que “ha de ser sana y potable”, algo que, a su parecer, también debería ocurrir con el aire.

Sin embargo, no son los únicos efectos que ha percibido la directora general de Salud Pública, Calidad e Innovación. Los partos y los efectos en el desarrollo neurológico también se producen a causa de la situación actual, según ha explicado. Lo cierto es que la inmensa mayoría de las cuestiones que ha atribuido al cambio climático han existido siempre, por eso se deduce que está haciendo referencia a que se ven incrementados.

Un plan nacional de medio ambiente

Pilar Aparicio ha explicado que el Gobierno ya trabaja en “un plan ambicioso que recoja todos los aspectos del cambio climático”. De esta forma quieren abordar todo, “desde el aire al agua”, para así llegar a todos los efectos como son “las temperaturas y las radiaciones”. Actualmente ya existe un borrador, aunque todavía no han dado plazos para ejecutar definitivamente el plan.

El director general de salud pública, Francisco Javier Falo, ha querido establecer la conexión entre salud y medio ambiente. “En verano, ante las temperaturas extremas, hay semanas que el calor aprieta más y tiene un efecto tremendo”, ha afirmado para sostener su hipótesis, a la vez que ha indicado que es “un indicador más”. Lo mismo sucede “con los días de niebla o cuando las temperaturas bajan”, porque el calor, el frío y la niebla, que según ha dado a entender ahora tiene lugar por el cambio climático, se percibe en la población.

Por eso quiere que medio ambiente y salud no se vuelvan a dar la espalda y que logren avances “cada día” porque actúan “en lo mismo”. “Trabajar en la calidad del medio es trabajar en salud. Estamos trabajando en el mismo sentido”, ha aseverado. Falo también ha querido hacer un llamamiento a que las personas se vacunen contra la gripe y que mantengan “higiene en las manos”, porque son los “únicos sistemas preventivos”.

La jornada “Adaptándonos al cambio climático” será “un foro permanente”, según ha explicado Sandra García, directora del Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud. Se trata de una iniciativa que ya comenzó hace un año, y ya ha anunciado que trabajarán para que se convierta en “una forma continuada de trabajar”.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
“Papa Mañoel” espera recoger un millar de juguetes nuevos para Cruz Roja Zaragoza en su IV edición

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies