El jurado descarta el asesinato y Lanza podría ser absuelto o enfrentarse a un máximo de doce años

Lanza ha conocido este viernes el veredicto del jurado popular tras dos días de deliberaciones

El jurado popular, encargado de juzgar el conocido como crimen de los tirantes con la bandera española, ha declarado a Rodrigo Lanza culpable de un delito de homicidio por imprudencia grave por la muerte de Víctor Laínez. La pena por este delito tiene una horquilla muy amplia y podría ir desde la absolución a un máximo de doce años.

Tras dos días de deliberaciones, este jurado ha descartado el asesinato, que era lo que pedían Fiscalía y acusaciones. Considera probado que existieron motivos políticos o ideológicos, pero concluyen que el fallecimiento se produjo cuando Laínez se golpeó con el suelo, descartando que el agresor utilizara un mosquetón u otro objeto.

El jurado, por una mayoría de cinco a cuatro votos, cree que la lesión que causó la muerte fue causada “al caer a plomo” e impactar la región lateral derecha de su cráneo contra el suelo.

Por este motivo, la Fiscalía y las acusaciones han pedido ahora 12 años de prisión, el máximo para este tipo de pena, ya que consideran que hubo agravantes de odio, alevosía ensañamiento y reincidencia. Previamente, pedían hasta 25 años por asesinato.

La defensa pide la inmediata puesta en libertad de Lanza

La defensa, por su parte, ha pedido un año de cárcel y su inmediata puesta en libertad, ya que entiende que no hubo ninguna de esas agravantes en el delito de homicidio por imprudencia y cree que existe la atenuante de que Lanza actúo por miedo y movido por un arrebato. La defensa está convencida de que el juez sólo tiene un margen de pena de entre uno y cuatro años por este delito.

Su abogado, Endika Zulueta, ha apuntado que “nadie puede salir contento” de un juicio celebrado por la muerte de una persona, pero ha resaltado que su defendido “no tendría que estar preso y se va a poder conseguir su libertad”.

“El jurado no ha tomado en consideración los juicios y prejuicios de la calle que consideraron a mi cliente un asesino y han dado por buenas las tesis de la defensa”, ha sostenido.

El juez tendrá ahora que dictar la sentencia, aproximadamente en una semana, y concretar la pena de prisión. En ese mismo momento, será cuando se pronuncie sobre la puesta en libertad o no de Lanza, tal y como pide el abogado defensor.

Cuando salga la sentencia, la Fiscalía y las acusaciones ya han anunciado que recurrirán porque consideran que hubo asesinato.

La muerte de Laínez ocurrió el 8 de diciembre de 2017 en el barrio de La Magdalena cuando el agresor, Rodrigo Lanza, acabó con su vida. Los testigos coincidieron en que la disputa comenzó en un contexto ideológico. Desde ese día Lanza ha permanecido en prisión provisional.

Según la autopsia, Laínez fue atacado por la espalda y golpeado brutalmente, sin posibilidad de defenderse. Tras el ataque, Lanza se marchó del lugar, dejando al fallecido tendido en el suelo, agonizando.

Cuatro días después falleció en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza a causa de un severo traumatismo craneoencefálico con parada cardiorrespiratoria compatible con una contusión de fuerte intensidad en la región temporoparietal derecha.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies