Centros educativos y grupos ciclistas claman por la desaparición del programa “La Bici en el cole”

A lo largo de los últimos cinco años, han participado en el programa más de 6.000 chicos y chicas de Primaria y Secundaria

Las organizaciones Bielas Salvajes y Colectivo Pedalea han emitido un comunicado expresando su “indignación” ante la decisión del Ayuntamiento de suprimir el programa educativo “La Bici en el cole”, que se ha venido desarrollando durante los últimos seis años en numerosos centros escolares de la capital aragonesa.

Por ello, han convocado una concentración para este martes a las 16.30 horas frente al CEIP Tenerías (calle Coso, número 214), ya que en este colegio se impartirán las últimas sesiones de este año, que serán “las últimas de su historia si el Ayuntamiento no reconsidera su decisión”. El AMPA del centro también ha apoyado esta convocatoria.

Los grupos ciclistas denuncian que, pese a que la concejala de Deportes, Cristina García, ha expresado en algunas ocasiones su intención de continuar con este programa, en la última reunión del consejo de administración de la sociedad municipal Zaragoza Deporte se tomó la decisión de eliminarlo de la oferta a centros educativos para el próximo curso, lo que supone la supresión incluso para colegios e institutos que lo venían realizando y lo tienen incluido en su programación didáctica.

Desde las asociaciones afirman que un buen número de estos centros se han dirigido un escrito al Ayuntamiento por diversos medios -quejas formales por escrito, correo electrónico, web municipal- para hacerle llegar su malestar por la eliminación de esta actividad, así como numerosas familias cuyos hijos o hijas han participado o iban a participar en ella han remitido el mismo escrito.

“La Bici en el cole” es un programa educativo dirigido al alumnado de 6º de Primaria y 1º y 2º de ESO, que se imparte en horario lectivo y se incluye en las programaciones didácticas. Tiene como objetivo no sólo enseñar destrezas para montar en bicicleta, sino sobre todo formar a sus participantes para que sean capaces de circular por la ciudad con seguridad y respetando las normas. Incluye prácticas de circulación en las calzadas y carriles bici del entorno próximo al centro educativo, siempre insertas en las condiciones reales del tráfico de cada momento.

Desde los colectivos explican que esto multiplica la efectividad de las prácticas, así como la aceptación de la actividad, y lo ha convertido en un proyecto de referencia a nivel nacional en lo que se refiere a formación ciclista. Ciudades como Madrid, Barcelona, Pamplona, Vitoria, San Sebastián, Las Palmas o Tenerife, así como la propia Red de Ciudades por la Bicicleta, lo han tomado como modelo para sus propios programas.

A lo largo de los últimos cinco años, han participado en el programa más de 6.000 chicos y chicas de Primaria y Secundaria, en 56 centros públicos y concertados. La demanda ha crecido “exponencialmente” hasta el punto de que en las últimas convocatorias “solo se ha podido implantar en la tercera parte de los centros que lo han solicitado, quedando los otros dos tercios en lista de espera”.

Por ello, los grupos ciclistas aseguran no entender “cómo es posible que el Ayuntamiento camine en la dirección contraria: pese a que hay demanda para multiplicar el alcance del programa, lo que hace es suprimirlo”. Esta medida, afirman, “se suma a otros anuncios que ha ido realizando el Ayuntamiento en los últimos meses, como la renuncia a construir más carriles bici o la paralización de cinco de ellos que fueron votados por la ciudadanía en los presupuestos participativos”. Por último, señalan que “el nuevo equipo de gobierno municipal parece decidido a acometer una involución en las políticas de promoción de la bicicleta, que habían situado a Zaragoza a la cabeza de las ciudades españolas en esta materia”.

La supresión de La Bicicleta en la Escuela, explican, es un ejemplo “más sangrante si cabe”, ya que “nadie en la ciudad había objetado nada contra este programa” y “desde numerosas instancias se señala la necesidad de formar ciclistas que respeten las normas y las buenas prácticas en la circulación, que es precisamente el objeto de este programa”. Su supresión, deslizan, “parece obedecer a prejuicios, a una visión sectaria de la movilidad, en la que todo lo relacionado con la bicicleta debiera desaparecer de las políticas municipales”.

Desde los colectivos consideran que “estas decisiones van en el sentido contrario a lo que debería hacer una ciudad moderna, y de lo que hecho hacen ya centenares de ellas en España y Europa, promocionando los modos saludables de movilidad junto con el transporte público, para reducir decididamente el uso del automóvil”. En un contexto en el que se extiende la conciencia del cambio climático como un problema mundial, que “requiere medidas valientes también a nivel local”, en el comunicado aseguran que “no se entienden decisiones como la tomada por el ayuntamiento de Zaragoza respecto a esta iniciativa”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies