Una auxiliar es detenida por robar joyas a decenas de ancianos de la residencia en la que trabajaba

Los efectos sustraídos alcanzan un valor de unos cinco mil euros

El pasado día 30 de octubre, agentes de la Policía Nacional de la Jefatura Superior de Policía de Aragón detuvieron a una mujer de 43 años, M.P.M.O, como presunta autora de numerosos hurtos cometidos en una residencia de ancianos del Actur. Según informan fuentes policiales, la detenida, que trabajaba como auxiliar en el centro de mayores, se dedicó durante varios meses a robar joyas, enseres y dinero en efectivo a los ancianos residentes. Se cree, de hecho, que podría haber actuado también en otras residencias de Zaragoza en las que ya había trabajado.

Los delitos investigados comenzaron a suceder el pasado mes de junio y se fueron cometiendo a lo largo del verano. En concreto, las víctimas de los hurtos fueron once ancianos que se encontraban residiendo en el centro geriátrico. En algunos casos, fueron los propios ancianos quienes alertaron a la dirección del centro de la desaparición de sus pertenencias y en otros fueron los familiares quienes lo hicieron dada la incapacidad de las víctimas.

Al tener conocimiento de los hechos, los investigadores del Grupo de Policía Judicial, comenzaron una investigación, por la que, en primer lugar, pudieron determinar que los hurtos se cometían en horarios en los que no se encontraba en la residencia ningún familiar o persona cercana a los internos, lo que les hizo sospechar que el posible autor fuese un trabajador o alguna persona vinculada al centro geriátrico.

Los investigadores, también constataron que una trabajadora del centro, en concreto una auxiliar de enfermería, había realizado diversas ventas de joyas, también comprobaron que esta trabajadora debido a sus obligaciones profesionales podía acceder al interior de las habitaciones de los ancianos y que podría aprovechar esos momentos para llegar a hurtar los efectos de valor de los ancianos. Una vez que los investigadores, consiguieron todas las pruebas e indicios que presuntamente incriminaban a esta trabajadora procedieron a su detención.

Efectos robados por valor de 5.000 euros

Los efectos sustraídos, alcanzan un valor de unos cinco mil euros, si bien para muchos perjudicados, era más importante el valor sentimental que el económico, debido a que eran joyas antiguas, tales como alianzas de boda o regalos de familiares cercanos ya fallecidos. Los investigadores sospechan que la detenida también puede ser autora de otros delitos de hurto, cometidos en varias residencias de ancianos en las que trabajó con anterioridad, por lo que continúan las gestiones para poder esclarecer estos hechos.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies