Navarro blinda los servicios básicos del presupuesto de 2020 pese a la situación económica heredada

El informe se debatirá en la Comisión del próximo lunes. Foto: Michal Frontczak

La consejera municipal de Presidencia, Hacienda e Interior, María Navarro, ha insistido en que el informe que la Cámara de Cuentas ha elaborado sobre la fiscalización del Ayuntamiento de Zaragoza de los años 2016 y 2017 demuestra la “deficiente gestión” que gobiernos anteriores han hecho en el Ayuntamiento. Y, aunque reconoce que la situación es “muy complicada”, ha hecho hincapié en que el “objetivo clave” de su gobierno es que los servicios públicos básicos “estén asegurados”.

“Estamos ajustando el presupuesto, viendo partida por partida”, ha subrayado Navarro, quien ha querido ser clara y ha admitido que la situación que ha heredado de gobiernos anteriores “va a hipotecar el presupuesto de 2020 de manera indiscutible”. El presupuesto de 2020, ha dicho, “no va a ser expansivo” porque “nos han dejado una situación económica muy complicada”.

Y es que Navarro tiene claro que durante los años anteriores “se ha gobernado a golpe de improvisación, de gesto político y con cero gestión”. Ante esta situación, ha avanzado su intención de “intentar ordenar todo lo que se pueda en 2020 el presupuesto para intentar enderezar las cuentas municipales en un par de años”. De hecho, ya ha puesto a un equipo a trabajar para subsanar, en el menor tiempo posible, todas las deficiencias de gestión.

El informe, ha resumido, “demuestra que se hacían trampas para mejorar la imagen de la contabilidad municipal, que el Ayuntamiento no dispone de un inventario actualizado, que la cuenta 413 -de facturas sin pagar- está completamente maquillada, y que hay aspectos muy deficientes en materia de contratación”.

Ahora, ha considerado Navarro, “toca arrimar el hombro y ponerse a trabajar desde la humildad y con transparencia” y con la única intención, ha insistido, “de mejorar las cuentas, gastar el dinero público con responsabilidad y tratando de mejorar la vida de los ciudadanos”. Así, ha invitado a los grupos de la oposición “a que se sumen a esta forma de hacer política”.

Sobre el propio documento, Navarro ha querido hacer hincapié en que se trata de un informe de la Cámara de Cuentas, un organismo que depende de las Cortes de Aragón, “que tiene técnicos de reconocido prestigio y ajenos al Ayuntamiento de Zaragoza”. El documento, además, “coincide en muchos aspectos con la auditoría elaborada por la Intervención municipal”, si bien es cierto que la consejera ha reconocido que hay aspectos con los que no está de acuerdo, como en criterios de imputación de deuda, porque el informe “es muy rígido en cuanto a la normativa de contabilidad nacional”.

La consejera asegura que su equipo de gobierno lleva ya meses trabajando en mejorar la situación económica municipal. Ya está imputada en las cuentas municipales la deuda del tranvía, ya se ha dotado en derechos pendientes de cobro el 50% de los pleitos que tiene el Ayuntamiento en los tribunales, y también “estamos corrigiendo muchas deficiencias en materia de contratación”. Es decir, ha resumido, “se va a hacer un control político de lo que se encarga”, porque “no ha habido nunca un control y se estaban admitiendo facturas sin ningún tipo de regulación”.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies