Casi un tercio de los hogares monoparentales en Aragón está en riesgo de exclusión o pobreza

La monoparentalidad no es una categoría homogénea sino una estructura familiar que responde a diversas situaciones

Los hogares monoparentales crecen un 2% en el último año hasta registrar 1.878.500. En Aragón, representan el 9,1% respecto al total de hogares aragoneses. Además, destaca que el 84% de estos hogares está encabezado por mujeres (40.700 frente a los 8.000 hogares encabezados por hombres). Además, según los resultados del informe, casi el 32% de los hogares monoparentales en Aragón se encuentran en riesgo de exclusión o pobreza, frente al 17,7% del resto.

Un año más, la Fundación Adecco realiza este informe para sensibilizar y profundizar en la situación y los retos que viven los más de 1,5 millones de hogares encabezados por mujeres con responsabilidades no compartidas en España. Además, este año cuentan por primera vez con el apoyo de la Conselleria de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación de la Generalitat Valenciana. Para ello se ha realizado una encuesta confidencial a 170 mujeres con responsabilidades no compartidas y el conocimiento de consultores en integración laboral de la Fundación.

La monparentalidad, un término sin consensuar

La monoparentalidad no es una categoría homogénea sino una estructura familiar que responde a diversas situaciones y que se da, cada vez más, en nuestro país. Aunque se trata de un término frecuente, su definición no está consensuada y en ocasiones genera cierta confusión.

Desde Fundación Adecco, se considera un hogar monoparental aquel que, por diversas situaciones, está formado por un adulto -madre o padre- y uno o varios hijos que dependan económicamente de un solo progenitor. Algunas son resultado de una opción voluntaria y elegida; en cambio, otras son la consecuencia de circunstancias no deseadas. En base a la causa que ha originado dicha situación, cada hogar monoparental es bastante particular y responde a unas características propias.

Actualmente, estas familias ya representan el 10,1% de los hogares en España, un porcentaje que sigue aumentando a medida que pasa el tiempo. El mayor peso sigue siendo el de la familia prototípica: pareja con hijos que conviven en el hogar (34%), seguido de un 25,5% de hogares unipersonales, una cifra que aumenta año tras año al igual que el número de hogares monoparentales.

Crítico riesgo de pobreza para las familias monoparentales 

Según el informe Foessa, en los últimos cinco años se ha producido una mejora sustancial de la situación social de España. Sin embargo, los hogares monoparentales, por sus características intrínsecas, están especialmente sobrerrepresentados en la exclusión social.

Además, se constata también que tener hijos en hogares con un solo adulto a cargo incrementa notablemente el riesgo de exclusión del mercado laboral, y como consecuencia, de pobreza y exclusión social. Las cifras de la encuesta “Monomarentalidad y empleo” evidencian esta tendencia y es que el porcentaje de ocupación laboral en mujeres monomarentales disminuye a medida que aumenta el número de hijos por hogar.

Según la evolución del indicador Arope que mide la situación de riesgo de pobreza y exclusión, los hogares monoparentales están sobrerrepresentados, situándose a más de 20 puntos porcentuales del resto. Al observar las cifras nacionales, se puede realizar una extrapolación al resto de Comunidades Autónomas y generar una estimación de cuál sería la tasa de pobreza de los hogares monoparentales por comunidad autónoma. Así, las comunidades autónomas donde las familias monoparentales presentan mayor riesgo de pobreza son Ceuta (89%), Extremadura (80%) y Andalucía (69%).

En este sentido, resulta fundamental apostar por medidas que protejan a estas familias para que así se desvincule la monomarentalidad de la vulnerabilidad y exclusión a la que son relegadas por falta de apoyos.

Empleo y conciliación como factores claves 

Un 36,9% de las mujeres encuestadas están en desempleo, mientras que casi un 47,7% se encuentra empleada. Una vez encuentran empleo, la conciliación resulta determinante para poder compatibilizar la vida laboral y personal, sobre todo en el caso de las familias monomarentales, pues son muchas las que aseguran que el mayor problema no es tanto el acceso al empleo sino mantenerlo debido a las necesidades que tienen.

Aunque avanza lentamente, cada vez son más las empresas que incorporan estrategias de conciliación y medidas de flexibilidad para dar respuesta a las diferentes necesidades de sus trabajadores. Además, el 55% asegura encontrar dificultades para encontrar una jornada laboral adecuada y que se ajuste a sus responsabilidades familiares.

En palabras de la consultora de la Fundación Adecco, Isabel Pérez, “las mujeres con responsabilidades no compartidas suelen acceder a empleos de baja cualificación y jornada parcial pues priorizan la flexibilidad y el horario antes que las funciones a desempeñar; empleos que tienen unos salarios muy bajos y que en muchas ocasiones les obligan, por necesidad, a combinarlos con segundos empleos, ya sea en empresa ordinaria o en la economía sumergida”.

Además, un 67% afirma que todas estas cuestiones afectan a la calidad de su trabajo remunerado. Ante este escenario y dada la carga mental y del hogar que tienen la mayoría de estas mujeres al regresar después del trabajo, resulta crucial apostar por medidas de conciliación y flexibilidad para que el empleo funcione como freno de la exclusión o pobreza.

Petición de la ley de familias monoparentales 

Los recursos y ayudas específicas para este tipo de familia ─supeditadas en la mayoría de los casos a un máximo de ingreso y al número de hijos─ son muy escasas, teniendo en cuenta las necesidades que precisan este tipo de hogares. Asimismo, se añade la ausencia de una conceptualización a nivel nacional que sirva de referencia a las distintas comunidades autónomas para darle así uniformidad a las ayudas prestadas.

En los últimos años, se está demandando una ley que se asemeje a la Ley de Protección a Familias Numerosas donde, independientemente de su nivel de ingreso (al igual que la ley de familias numerosas) y del número de hijos, se especifique qué se entiende por familia monoparental y cuáles son los derechos y deberes de este tipo de hogar.

El empleo, junto con las prestaciones económicas, se tornan en un factor determinante a la hora de evitar acabar en situación de exclusión social y pobreza.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies