Las mamografías de cribado detectan precozmente casi 3.000 casos de cáncer en Aragón

El Registro Hospitalario de Tumores (RHT) de Aragón arroja una media de 5.000 cánceres al año

La detección precoz del cáncer de mama sigue siendo fundamental para la aplicación de tratamientos más eficaces y menos agresivos, consiguiendo así mejorar el pronóstico, aumentar la tasa de supervivencia y la calidad de vida de las mujeres que padecen esta enfermedad.

Este es el mensaje que se ha lanzado hoy en la celebración institucional organizada por AMAC-GEMA en la plaza del Pilar de Zaragoza, a la que ha asistido la consejera de Sanidad, Pilar Ventura. “Animamos a todas las mujeres a participar en este programa de cribado, gracias al cual se han detectado más de 2.700 casos de cáncer en estadios iniciales de la enfermedad”, ha indicado la consejera, acompañada por la presidenta de la asociación, María José Rivas.

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en las mujeres tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo. Así, en el Registro Hospitalario de Tumores (RHT) de Aragón se arroja una media de 5.000 cánceres al año. En el 2018, el segundo cáncer más frecuente en ambos sexos fue el de mama, con el 17% de los casos.

Programa de cribado

La participación en los programas de cribado es fundamental en la detección precoz de estos tumores. En Aragón este programa se inició en diciembre de 1996 y actualmente va dirigido a mujeres de entre 50 y 69 años, a las que se realiza una mamografía cada dos años.

Desde el inicio del mismo, en diciembre de 1996, hasta la actualidad se han emitido 1.120.593 citaciones para la realización de la prueba de cribado. Así, se han realizado 801.683 mamografías y se han detectado, hasta el cierre de 2017, 2.766 casos de cáncer, la mayoría en estadios precoces, según fuentes del Gobierno de Aragón.

Aparatos renovados

En los últimos años se han renovado los aparatos de cribado, con una inversión de 5,4 millones de euros. Los nuevos equipos han mejorado notablemente el diagnóstico de esta patología, ya que la resolución de la imagen es mucho mayor, lo que permite detectar lesiones de pequeño tamaño y diferenciar entre diferentes tipos de calcificaciones.

Esta tecnología permite también reducir la dosis de radiación a una tercera parte respecto a los anteriores mamógrafos. Además, redundan también en una mayor comodidad para las mujeres que se tienen que realizar esta prueba, dado que permite realizarla con más rapidez, el aparato es más ergonómico y se disminuye notablemente la presión que es necesario ejercer sobre la mama.

Estas mejoras se complementan también con la adquisición de tres nuevos aceleradores lineales, dos de ellos ya instalados. Y se ha implantado la radioterapia intraoperatoria en los hospitales de Teruel, Alcañiz, Huesca y Barbastro, facilitando que las afectadas por esta patología reciban el tratamiento en la misma operación, evitando desplazamientos innecesarios a las pacientes.

Print Friendly, PDF & Email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies