Un estudio sobre el patrimonio inmaterial en Monte Perdido profundiza en su toponimia popular

Los resultados que se obtengan de este estudio pasarán a formar parte de los materiales de trabajo del propio Parque Nacional

El ámbito geográfico del Sitio Pirineos Monte Perdido, repartido por ambas vertientes de los Pirineos e inscrito por la Unesco en la Lista del Patrimonio Mundial el año 1997, es una zona tradicional de montaña con un modo de vida esencialmente ganadero y pastoril al que se asocia un rico patrimonio etnológico e inmaterial. En las últimas décadas, esta cultura ha evolucionado transformándose de manera muy rápida, por lo que se ha hecho evidente la importancia e incluso la urgencia de inventariar y recopilar toda la información que pueda ser recabada de los propios habitantes de la zona, auténticos creadores y recreadores colectivos de este patrimonio cultural.

La elevada edad de la mayoría de estos habitantes, junto a la voluntad de cumplir los objetivos del Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional (PRUG), fueron las dos razones definitivas que impulsaron al Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido a emprender esta acción. Para ello, ha aprovechado su condición de socio del proyecto Interreg-Poctefa Pirineos Monte Perdido Patrimonio Mundial 2, junto con otras instituciones francesas y españolas. Además, en el lado francés también se está realizando un proyecto paralelo con la misma finalidad.

El proyecto será desarrollado por un equipo de trabajo reunido por la empresa cooperativa Atelier de Ideas, bajo la coordinación del etnógrafo Félix A. Rivas y del geógrafo Nacho Pardinilla, y contará también con el asesoramiento de la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno de Aragón.

Los recuerdos de los más longevos de Bielsa, Broto, Fanlo, Puértolas, Tella-Sin y Torla-Ordesa, protagonistas del estudio

El estudio ha comenzado su andadura recientemente y está previsto que concluya a finales de la próxima primavera. Su cometido va a ser realizar un número suficiente de entrevistas a personas mayores de los municipios de Bielsa, Broto, Fanlo, Puértolas, Tella-Sin y Torla-Ordesa, para recoger tanto aquellos aspectos que la Unesco considera como propios del Patrimonio Inmaterial (tradiciones y expresiones orales, usos sociales y festivos, conocimientos relacionados con la naturaleza, técnicas artesanales tradicionales…) como aquellos topónimos que testimonian la perduración en la zona de una interacción ser humano-naturaleza desde tiempos inmemoriales.

La primea fase de este trabajo está consistiendo en la preparación del material gráfico y visual que permitirá la recopilación de topónimos por parte de aquellos habitantes de la zona que conocen con detalle el territorio, así como en la realización de unas primeras entrevistas etnográficas en las que ya se está apreciando el valor y la vitalidad de muchos usos y costumbres como, por ejemplo, la ganadería extensiva, las romerías tradicionales o las leyendas asociadas a determinados accidentes geográficos.

Los resultados que se obtengan de este estudio pasarán a formar parte de los materiales de trabajo del propio Parque Nacional, y una selección de los contenidos de mayor interés serán divulgados a través de los portales web del Sistema de Información de Patrimonio Cultural Aragonés (Sipca) y del Patrimonio Mundial Pirineos Monte Perdido.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
Azcón pide en la COP25 más financiación para ejecutar medidas efectivas contra el cambio climático

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies