El videoarbitraje, un inesperado enemigo del Real Zaragoza

El Real Zaragoza ha salido perjudicado en las últimas decisiones arbitrales

Desde hace varias jornadas, el VAR no está haciendo justicia con el Real Zaragoza. No parecía que fuese a suceder, porque sí que vio el equipo aragonés cómo cambiaba su suerte en las tres primeras. Ante el Tenerife, el videoarbitraje señaló un penalti sobre Álex Blanco que habían decretado que tenía lugar fuera del área. Frente a la Ponferradina, en el Toralín, anularon un gol a los locales por fuera de juego. Por último, ante el Elche, el sistema permitió demostrar que había penalti sobre Luis Suárez y los blanquillos pudieron llevarse la victoria.

Sin embargo, a partir de entonces todo cambió. Comenzaba a fraguarse el desastre ante el Lugo. Dwamena se marchaba solo hacia la portería rival cuando Carlos Pita, último hombre, pisaba en el talón al ariete por detrás y lo derriba a escasos centímetros del área. Con el reglamento en la mano, tarjeta roja directa. Sin embargo, Areces Franco enseñó la amarilla y el VAR no corrigió la decisión.

Pero la situación se volvió a vivir en Oviedo. Al despejar un balón Atienza apareció Ortuño, que se dejó caer dentro del área. Incomprensiblemente, desde el VAR instaron a revisar la jugada y el árbitro decretó que había penalti. Fue el propio delantero el que se encargó de transformarlo y adelantar a los asturianos de nuevo.

Volvió a condicionar el partido frente al Málaga en La Romareda. Esta vez, por un posible penalti sobre Guti. Fue en la jugada previa al gol del Málaga, por lo que la acción es todavía más determinante. Según la normativa, el VAR debía entrar exclusivamente en jugadas claras, por lo que si no aparece en este caso no se entiende que sí lo haya hecho en el Tartiere.

El último gran fallo en contra del Real Zaragoza tuvo lugar el pasado fin de semana, también en el estadio municipal, frente al Cádiz. Cuando todavía reinaba el empate sin goles Iza Carcelén, exjugador blanquillo, cometió un claro penalti sobre Simone Grippo. El arbitraje volvió a cambiar la situación de un partido que hubiese sido completamente diferente. El Cádiz no está acostumbrado a ir por detrás y nadie sabe si hubiese podido remontar el encuentro.

En definitiva, ya son cuatro partidos consecutivos en los que el club blanquillo ha salido perjudicado por un inesperado enemigo. Lo más lógico sería pensar que todo se debe a una extraña casualidad y que estos errores no volverán a tener lugar. Ahora bien, todo el zaragocismo está alerta ante los extraños criterios que sigue el VAR con el club aragonés.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
El mejor patinaje artístico alevín e infantil se da cita en Zaragoza este fin de semana

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies