Punto que sabe a poco para un superior Real Zaragoza ante el Málaga (2-2)

Luis Suárez convertía su séptimo tanto de la temporada

Tercer empate consecutivo para el Real Zaragoza, topándose con un duro y correoso Málaga que aprovechó la ventaja inicial para poder especular y cerrarse atrás, evitando muchos espacios a los aragoneses. Un 2-2 que no se entiende por lo visto en el terreno de juego, aunque las fuerzas se igualarían algo en la segunda mitad. El equipo duerme tercero a un punto del ascenso directo con un partido menos, eso sí, aunque mereció ganar.

En el once de Víctor Fernández, con las conocidas bajas de Kagawa, Vigaray e Igbekeme, la novedad de Papu en el enganche. No tan novedosa fue la de Clemente por Grippo. Y la pájara de inicio fue, más o menos, como la sufrida en Oviedo. Apenas corría el minuto 2 de choque cuando el Málaga se escapaba por banda derecha, centro al corazón del área y Sadiku disparaba cruzado haciendo inútil la estirada de Cristian. 0-1 y a remar tras un auténtico jarro de agua fría.

A punto estuvo de hacerlo de manera inmediata por medio de Papu, pero el georgiano mandaba su latigazo con la zurda al poste. Al rechace tampoco pudo concretar Dwamena con todo a favor. Era una buena reacción que continuaba con ocasiones para el número 11 zaragocista por partida doble, una en un buen lanzamiento de falta, y también para Luis Suárez, aunque sin llegar a intimidar en exceso al arquero visitante. El Málaga, encerrado atrás y encantado con cada parón de juego, sí generaba peligro en las contras a una ciertamente endeble zaga blanquilla. Le costaba replegar al equipo y los andaluces lo aprovechaban con Bare como director de orquesta.

Pero el campo se empezaba a inclinar mucho del lado local. No pudo ser más clara la que tuvo Papu en el 32. Exhibición de potencia de Dwamena por la zurda, centro atrás cortado por la zaga y el disparo del georgiano lo repelía Lombán con el portero ya batido. Hubo que esperar al 41 para que se hiciera un mínimo de justicia en el marcador. Gran pase interior de Ros a Luis Suárez y el colombiano no perdonaba, cruzando su tiro en dirección a las mallas. Su séptimo de la temporada para dar paso al descanso. Ya llovía menos.

Segunda parte

Salió el Real Zaragoza convencido de culminar la remontada y el Málaga, con idénticas intenciones de esperar y buscar la velocidad a la contra con Keko y Juanpi especialmente. Fue Dwamena el primero en inquietar a Munir, pero el marroquí le comía el espacio y abortaba su disparo. Eso sí, los de Víctor Sánchez quisieron y lograron estirarse, acumulando más hombres en campo contrario en los primeros minutos que en prácticamente toda la primera parte junta.

Soro por Papu fue la primera permuta de Víctor Fernández, en el 54. En los momentos de mayor igualdad, Clemente salía de la cueva para dibujar un pase perfecto entre líneas a Luis Suárez. El colombiano fallaba y el linier levantaba la bandera, pero en caso de gol el VAR debería haber corregido la decisión. El favorable susto sentó bien a los blanquillos, adelantando metros en el campo y obligando al Málaga a volver a parar el ritmo con constantes pérdidas de tiempo.

Aunque a la contra volvían a amenazar porque calidad atesoran. Juanpi guiaba una nueva contra, cediendo a Sadiku, pero por fortuna su tiro se desviaba por centímetros. Misma distancia que en la siguiente ocasión malacitana. Antes, Dwamena topándose con Munir otra vez. Daba la sensación de que al equipo se le acababa el oxígeno. Y el VAR tuvo que entrar por un tanto anulado al Málaga por posible falta a Clemente, decantándose la balanza del lado aragonés. Alivio puro y duro. Eran los peores minutos con diferencia, en el peor momento posible.

Para la recta final, en el 85, entraría Pombo por Dwamena. Poco pudo hacer el canterano con tan poco tiempo y, encima, todo iría a peor. Lombán cabeceaba a balón parado al fondo de las mallas, evitando a Cristian y haciendo el 1-2. En un alocado cierre de encuentro, el recién ingresado Álex Blanco ponía un servicio perfecto a Guti para anotar el 2-2, completando su partidazo. Y tuvieron la mejor posible por medio de Soro, quien solo al segundo palo tras asistencia de Clemente marraba a puerta vacía.

Una igualada que sabe a poco visto lo visto en el terreno de juego. El Real Zaragoza propuso más, mereció más y tuvo más oportunidades para hacer el tanto de la victoria. No entró y el rácano Málaga se llevó la recompensa que buscaba desde antes del pitido inicial. Eso sí, los de Víctor Fernández siguen sin conocer la derrota esta temporada.

Print Friendly, PDF & Email
Más artículos
El Inaem impulsa la contratación de jóvenes con ayudas equivalentes a los costes de Seguridad Social

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies